“Somos una casa abierta con más de 5.000 voluntarios en toda España”. Entrevista a la Presidenta Nacional de Manos Unidas, Clara Pardo

Clara Pardo, presidenta nacional de Manos Unidas visitó nuestra diócesis para tener una toma de contacto directa con la delegación que esta ONG de la Iglesia tiene en Tenerife. Asimismo, se desplazó hasta Gran Canaria para hacer lo propio con la diócesis hermana.

La presidenta de Manos Unidas, en esta “visita relámpago”, pudo atender a diversos medios de comunicación que publicaron en los días posteriores al encuentro, varias entrevistas. Iglesia Nivariense también quiso aprovechar esta visita para compartir impresiones con Pardo y conocer, un poco más, la labor de Manos Unidas.

Clara Pardo entró en Manos Unidas hace quince años y en la última década ha sido la Coordinadora de Proyectos de Asia. Pardo es natural de Madrid, está casada y es madre de dos hijos. Asimismo, es licenciada en Derecho y Económicas. Tras una amplia carrera en el mundo de la banca, decidió dejar su profesión para dedicarse plenamente a su familia y a Manos Unidas. Una organización de la Iglesia que la convenció por el trabajo que hacía, señala. Pardo siempre comenta que entró sin saber cuánto tiempo iba a colaborar y ya han pasado 15 años en un abrir y cerrar de ojos.

P.- Imagino que debe ser un orgullo saber que recogen el testigo de tantas personas que han trabajado en Manos Unidas desde hace tanto tiempo y encarar el futuro con alegría y con ánimos renovados.

R.-Sí, desde luego que es un orgullo. Yo creo que nuestras mujeres que en el año 1959 declararon la guerra al hambre eran unas mujeres muy audaces, porque en aquella época no era fácil para una mujer. No tenían tanta libertad e independencia. Por tanto, sí, es un orgullo continuar con lo que ellas iniciaron. De hecho, leer las actas iniciales de su época es maravilloso. En ellas dicen: ‘Hay que ser valientes, crear sensibilidad a la gente…’. Todo viene de ellas, nos sembraron un terreno en el que seguimos casi 60 años después. En 2019 celebraremos nuestro 60 Aniversario.

P.- Parece que fue el otro día cuando estaban celebrando los 50 años.

R.-Sí, es verdad. Además, el 50 Aniversario coincidió con el Premio Príncipe de Asturias, y ya estamos pensando a ver cómo celebramos los 60.

P.-  Hoy en día, ¿quiénes y cómo pueden colaborar en Manos Unidas?

R.-Puede colaborar cualquier persona que esté dispuesta a dedicar parte de su tiempo, o parte de sus fundos, a ayudarnos a transmitir y sensibilizar a la población española. Yo creo que eso es lo importante. Somos una casa abierta con más de 5.000 voluntarios en toda España, con 71 delegaciones, con lo cual en cualquier lugar de España siempre va a haber alguien de Manos Unidas. No creo que haya ninguna ONG que llegue a tantos sitios y creo que hay muy pocas que lleguen a tantos países en el mundo como nosotros, concretamente a 60.

P.- En 2016 comenzaba la Campaña de “Plántale cara al Hambre, siembra”, una campaña de tres años, que persigue, entre otras cosas, combatir no sólo la hambruna en países como Etiopía sino también mejorar aspectos educativos, de infraestructuras, etc. Por cierto, ¿cuál es la realidad de países como Etiopía? Porque los medios hablan poco de esto.

R.-En Etiopía están pasando una hambruna horrible. Llevan un año y medio de sequía, como en muchas partes del mundo, y hay muchísima hambruna. Hay problemas para distribuir suficientes alimentos. Hemos hecho dos o tres o tres proyectos de emergencia, porque, aunque somos una ONG de desarrollo, también hacemos proyectos de emergencia. En los países del norte, muchas veces ya nos aburre oír las malas noticias y miramos hacia otro lado. Cuando hay cosas muy dramáticas como son los terremotos, como son los ciclones vuelven a salir estos países, pero ya la hambruna crónica no sale en los medios, pero la gente se sigue muriendo de hambre.

P.- ¿Y qué otros proyectos tiene actualmente Manos Unidas? Supongo que ver los frutos de los mismos es lo que da sentido a todo lo que hacen.

R.-Trabajamos en 5 sectores: en el sector educativo, en el que hacemos aulas o emprendemos acciones de educación no formal en sitios en donde hay escuelas públicas, pero presentan muchas deficiencias. También hacemos internados, por ejemplo, en sitios muy lejanos. Hay niños que si tienen que andar dos horas para ir a la escuela, no van. Sin embargo, si hay un internado les das la oportunidad de educarse. Por otro lado, trabajamos en proyectos sanitarios como dispensarios, campañas de vacunación, ambulancias, etc. En cuanto a los proyectos agrícolas, nos esforzamos en adquirir tractores, enseñar nuevas técnicas de cultivo, ayudamos a construir un granero, etc. En lo referente a proyectos sociales, por ejemplo, nos dedicamos a facilitar una pequeña presa que permita pasar de dos a tres cosechas al año. Y luego, tenemos un sector, que llamamos transversal, que es la mujer. Nosotras, como herederas de nuestras fundadoras, siempre intentamos ayudar a la mujer, pues como expresa el dicho:  cuando educas a una mujer, educas a un pueblo.  También es verdad que la situación de las mujeres suele ser mucho peor.

P.- Para llevar a cabo todas estas acciones, es necesario el aporte económico. En este sentido, ¿de dónde recibe Manos Unidas principalmente la financiación?

R.- Nuestros ingresos provienen en un 85% de fondos priva dos, de donativos, y un 15% de fondos públicos. También el viernes anterior al segundo domingo de febrero es el Día del Ayuno Voluntario, en el que se intenta concienciar a la gente de lo que es el hambre y también se reciben aportaciones. Luego, aparte, tenemos 80.000 socios que generosa y regularmente nos hacen llegar sus donativos. Asimismo, hacemos muchísimas actividades en nuestras 71 delegaciones para generar algo de ingresos. Desde un concierto o una carrera solidaria, a la Operación Bocadillo, las Cenas del Hambre… Las delegaciones hacen maravillas para recaudar fondos para la gente que más lo necesita. Son tan creativas que nos permiten llegar a tantos sitios.

P.- Y las administraciones públicas, ¿cómo ven la labor de Manos Unidas? ¿Reciben su apoyo y ayuda?

R.-A Manos Unidas nos ven muy bien, aunque los fondos públicos destinados a la cooperación y el desarrollo son mucho menores de lo que deberían ser. España es uno de los países desarrollados con menor aportación pública a fondos de solidaridad. Pero afortunadamente, o desgraciadamente, según se mire, se compensa con fondos privados, porque la sociedad española es muy solidaria. Pero en fondos públicos llevamos ya unos años de sequía absoluta.

2018-01-09T13:28:37+00:00