«José de Anchieta nos enseña una catequesis centrada en el camino y no en el discurso»

Felipe de Assunção Soriano es jesuita, sacerdote brasileño e investigador en el teatro catequético indígena de San José de Anchieta. Actualmente se encuentra en Tenerife para hacer una investigación en el Archivo Histórico de la Diócesis. Asimismo, está manteniendo encuentros con especialistas de la Cátedra José de Anchieta de la Universidad de La Laguna y con miembros de la Hermandad de los Caballeros de José de Anchieta.

Su interés por el segundo santo canario comenzó cuando estuvo como párroco de la iglesia fundada por él en la misión de Reritiba en 1579, lugar donde José de Anchieta entregó su alma a Dios por  los indios en 1597. Hoy día es Santuario Nacional en Brasil.

P.- ¿Cómo es su devoción a Anchieta?

R.- Mi devoción comienza con ocasión de la canonización por el Papa Francisco el 3 de abril de 2014. Como sabía muy poco de él, me llegó una obra llamada “El Santo Desconocido” del P. Ilário Govoni, SJ. Este lagunero, José de Anchieta, es el evangelizador del país católico más grande del mundo. Su catecismo, gramática y espectáculos para los indígenas fueron los instrumentos que ayudaron a la Compañía de Jesús a ir más allá. Mi devoción por este canario tomó forma cuando me di cuenta de que él mismo era el instrumento usado por Dios que llevó al Brasil a la Buena Nueva del Evangelio.

P.- ¿Cuál sería su mensaje a los discípulos misioneros del siglo XXI?

R.- El Papa Francisco en sus cartas, gestos y palabras ha invitado a toda la Iglesia a una mayor fidelidad al Evangelio. Lo que nos enseña José de Anchieta está en consonancia con la superación de una catequesis centrada en el “discurso”, para una catequesis preocupada por el “camino”, ya que abre espacios para la persona, su autonomía y para la experiencia personal y comunitaria de la fe. Lo que propuso José de Anchieta fue encontrar en las culturas los elementos que posibiliten el dialogo de la fe. Este desafío sigue siendo nuestro hoy para mantener vivas las raíces profundas y la vitalidad del Evangelio en nuestros pueblos.

P.- Háblenos de la universalidad de San José de Anchieta

R.- José de Anchieta es uno de los canarios más emisores que han existido. Su vida de estudio y fidelidad al Evangelio es un regalo de Cristo a las naciones. Es el fundador de la ciudad más grande de América (São Paulo), de innumerables aldeas, ciudades y pueblos, de escuelas y hospitales. Así como las Islas Canarias son puertos abiertos entre naciones, así José de Anchieta fue un hombre abierto al diálogo y sensible al otro, trabajando constantemente con el P. Manuel da Nóbrega para pacificar e integrar a nuestros pueblos. Sus representaciones teatrales son como una ventana que muestra el Brasil que soñó, es decir, un mundo nuevo, diverso y pacificado bajo el estandarte de la Cruz de Cristo. La universalidad de este canario no se reduce a Brasil, porque incluso el obispo de Cabo Verde en África pidió una copia del catecismo escrito por él para su diócesis. Su vida es el vínculo que une para siempre a Brasil y los canarios, convirtiendo nuestros lugares en tierras hermanas.

 

2021-04-26T09:11:09+00:00