«Sal­var la crea­ción an­tes de que sea tar­de», dice el car­de­nal Pa­ro­lin en el ter­cer aniver­sa­rio de Lau­da­to Si’

El se­cre­ta­rio de Es­ta­do Va­ti­cano ha inau­gu­ra­do un ci­clo de con­fe­ren­cias or­ga­ni­za­das en la San­ta Sede con mo­ti­vo del ter­cer aniver­sa­rio de la en­cí­cli­ca Lau­da­to Si’ del papa Fran­cis­co, so­bre el cui­da­do de la Casa Co­mún.

Del 5 al 6 de ju­lio, la San­ta Sede ha or­ga­ni­za­do un ci­clo de con­fe­ren­cias en Roma bajo el tema “Sal­va­guar­dar nues­tra casa co­mún y el fu­tu­ro de la vida en la tie­rra”, con mo­ti­vo del ter­cer aniver­sa­rio de la pu­bli­ca­ción de la en­cí­cli­ca Lau­da­to Si’, es­cri­ta por el papa Fran­cis­co so­bre el cui­da­do de la crea­ción.
El car­de­nal Se­cre­ta­rio de Es­ta­do Va­ti­cano, Pie­tro Pa­ro­lin, inau­gu­ró las po­nen­cias a pe­ti­ción del car­de­nal Pe­ter Turk­son, pre­fec­to del Di­cas­te­rio para la Pro­mo­ción del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral y prin­ci­pal pro­mo­tor del even­to.

La hu­ma­ni­dad es ad­mi­nis­tra­do­ra y no due­ña de la crea­ción
En su dis­cur­so, Pa­ro­lin reali­zó un ba­lan­ce so­bre el po­si­ti­vo im­pac­to que ha ge­ne­ra­do este do­cu­men­to en la so­cie­dad des­de su pri­me­ra pu­bli­ca­ción, ya que “fue bien re­ci­bi­da como una po­de­ro­sa con­tri­bu­ción para com­pren­der me­jor y abor­dar de ma­ne­ra más efec­ti­va una se­rie de cues­tio­nes pun­tua­les e in­clu­so crí­ti­cas que en­fren­ta la hu­ma­ni­dad, so­bre la base de un en­fo­que más am­plio y pro­fun­do de eco­lo­gía in­te­gral”. Y en este sen­ti­do, el pur­pu­ra­do se­ña­ló el pun­to de la in­ter-re­la­ción ex­pre­sa­do en la Lau­da­to Si’, se­gún el cual “todo está co­nec­ta­do”.

«Así, el San­to Pa­dre nos re­cuer­da que la hu­ma­ni­dad es la ad­mi­nis­tra­do­ra y no la due­ña de la crea­ción. De he­cho, como se­ña­la en va­rias oca­sio­nes, el res­que­bra­ja­mien­to de la re­la­ción del hom­bre con Dios, con el pró­ji­mo y con la crea­ción, pro­vie­ne, en sus raí­ces, de un an­tro­po­cen­tris­mo equi­vo­ca­do», dijo.
El car­de­nal tam­bién elo­gió la gran apre­cia­ción que ha ge­ne­ra­do la en­cí­cli­ca en­tre la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, así como en las otras con­fe­sio­nes re­li­gio­sas, ya que “el de­ba­te que ha fo­men­ta­do en­tre ellos es una cla­ra se­ñal de la vo­lun­tad de tra­ba­jar para su im­ple­men­ta­ción”. Y es que la en­cí­cli­ca ex­hor­ta a esta co­la­bo­ra­ción en el cui­da­do de la crea­ción de una for­ma di­rec­ta, ape­lan­do “a un nue­vo diá­lo­go so­bre el modo en el que es­ta­mos cons­tru­yen­do el fu­tu­ro del pla­ne­ta”.

Ac­tua­li­dad, in­te­gra­li­dad y pro­fun­di­dad es­pi­ri­tual
Pa­ro­lin ha des­ta­ca­do tres as­pec­tos que ca­rac­te­ri­zan par­ti­cu­lar­men­te a la Lau­da­to Si’.

En pri­mer lu­gar, la in­ne­ga­ble ac­tua­li­dad y ur­gen­cia de este de­ba­te acer­ca del cui­da­do de la “Casa co­mún”. Ac­tua­li­dad por lo “pre­ca­rio de la si­tua­ción de nues­tro pla­ne­ta hoy”, y ur­gen­te por­que hay po­cas co­sas tan gra­ves como “un po­si­ble co­lap­so de la mis­ma casa que nos al­ber­ga, tan­to a no­so­tros como a to­das las for­mas de vida”.
En se­gun­do lu­gar, la im­por­tan­cia del men­sa­je que el Papa en­vía so­bre eco­lo­gía in­te­gral. Ci­tan­do tan­to a Fran­cis­co como a Be­ne­dic­to XVI, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do sub­ra­yó la idea de que “la eco­lo­gía hu­ma­na y la eco­lo­gía na­tu­ral es­tán uni­das y son prio­ri­da­des in­se­pa­ra­bles para la fa­mi­lia hu­ma­na”.

“ En la en­cí­cli­ca Lau­da­to Si’ el San­to Pa­dre nos re­cuer­da que la hu­ma­ni­dad es la ad­mi­nis­tra­do­ra y no la due­ña de la crea­ción ”

Por ello, como dice el San­to Pa­dre en la en­cí­cli­ca, el “cla­mor de la tie­rra está es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do con el cla­mor de los po­bres. En con­se­cuen­cia, como miem­bros del mis­mo ho­gar, to­dos de­be­mos unir­nos para com­pro­me­ter­nos a sal­var nues­tra casa co­mún (…) cada uno des­de su cul­tu­ra, su ex­pe­rien­cia, sus ini­cia­ti­vas y sus ca­pa­ci­da­des”.
Por úl­ti­mo, el car­de­nal re­sal­tó la “vi­sión pro­fun­da­men­te es­pi­ri­tual del mun­do na­tu­ral” que el Pon­tí­fi­ce ofre­ce en el do­cu­men­to: «Lo “in­te­gral”, de la eco­lo­gía in­te­gral de la que ha­bla el Papa in­clu­ye el ni­vel es­pi­ri­tual, lo que quie­re de­cir que nues­tra re­la­ción con Dios y con nues­tro pró­ji­mo in­clu­ye ne­ce­sa­ria­men­te nues­tra re­la­ción con la ma­dre tie­rra».

“ Ac­tua­li­dad, in­te­gra­li­dad y pro­fun­di­dad es­pi­ri­tual, son los tres as­pec­tos que ca­rac­te­ri­zan la Lau­da­to Si’ ”
Una re­la­ción que pue­de y debe ser ar­mo­nio­sa -dijo Su Emi­nen­cia- re­cor­dan­do que, tal y como ob­ser­va el Papa Fran­cis­co al prin­ci­pio de su en­cí­cli­ca, “la vio­len­cia pre­sen­te en el co­ra­zón hu­mano, he­ri­do por el pe­ca­do, tam­bién se ma­ni­fies­ta en los sín­to­mas de en­fer­me­dad que ad­ver­ti­mos en el sue­lo, en el agua, en el aire y en los se­res vi­vien­tes”(LS, 2).

Por­que la tie­rra mis­ma está sien­do so­juz­ga­da y de­vas­ta­da, se abu­sa de la vida hu­ma­na en una­cul­tu­ra don­de pre­do­mi­na el des­car­te, y toda la crea­ción se tam­ba­lea al bor­de de la ca­tás­tro­fe.

No “bur­lar­nos” de los do­nes de Dios
Asi­mis­mo, el pur­pu­ra­do ha he­cho un lla­ma­mien­to ur­gen­te a “cam­biar nues­tro sen­ti­do del pro­gre­so hu­mano, la ges­tión de nues­tra eco­no­mía y nues­tro es­ti­lo de vida”, de for­ma que vol­va­mos a la vo­ca­ción a la que Dios lla­ma a la hu­ma­ni­dad, “cul­ti­var y cus­to­diar” su crea­ción. So­bre este pun­to, Pa­ro­lin ha ad­ver­ti­do de que “cul­ti­var y cus­to­diar no de­be­ría lle­var apa­re­ja­da la do­mi­na­ción y la de­vas­ta­ción”; ya que un com­por­ta­mien­to como tal “cons­ti­tu­ye una bur­la de la dig­ni­dad y del res­pe­to de­bi­do a los do­nes de Dios”.

Fi­nal­men­te, el car­de­nal ha pe­di­do de nue­vo que el diá­lo­go so­bre este tema sea fruc­tí­fe­ro y “lle­ve a tra­zar lí­neas de ac­ción con­cre­tas y par­ti­ci­pa­ti­vas para sal­var la crea­ción”, ase­gu­ran­do que si bien este ca­mino es lar­go y exi­gen­te, «te­ne­mos una brú­ju­la muy bue­na para orien­tar­nos y no per­der­nos: la car­ta en­cí­cli­ca Lau­da­to Si’».

(So­fía Lo­bos – Ciu­dad del Va­ti­cano, va­ti­can­news.va)

2018-07-06T09:55:32+00:00