El programa de Migraciones de Cáritas Diocesana de Tenerife, un eje transversal que pone el acento en el acompañamiento y la visibilidad de los derechos de las personas migrantes

El programa de Migraciones de Cáritas Diocesana de Tenerife tiene como objetivo conocer la realidad de las personas migrantes en nuestra comunidad, para poder acompañar los procesos personales en situaciones de vulnerabilidad social, denunciar las vulneraciones de los derechos y trabajar por la construcción de una sociedad intercultural más justa.

Este objetivo se centra en dos ejes: por un lado, el acompañamiento al voluntariado de base y técnicos de proyectos específicos en la atención directa a personas migrantes, apoyando en la atención específica y formación de los mismos, para que sean agentes de sensibilización y denuncia profética, así como la incorporación de la interculturalidad como eje transversal en la metodología de trabajo. Por otro lado, pone el acento en la sensibilización e incidencia política, con el objeto de visibilizar a la comunidad cristiana, y a la sociedad en general, la realidad de las migraciones, fomentando la creación de sociedades más inclusivas y diversas. De igual modo, hace incidencia pública y política sobre las vulneraciones de derechos que sufren las personas migrantes en nuestra sociedad.

En este sentido, desde el programa de Migraciones se trabaja desde la perspectiva de derechos, en concreto desde el “Derecho a Migrar” y, por tanto, atendiendo a la diversidad cultural en la sociedad. Pero no podemos perder de vista las migraciones forzosas; y es necesario atender a las causas, hay que ampliar la mirada y tener una visión global para poder entender la realidad local de las personas migrantes, conectando aquí con la cooperación fraterna. Las migraciones forzosas deben enmarcarse desde la desigualdad existente en el mundo, y apostando por el derecho a desarrollarse de los pueblos, en definitiva, también, al derecho a no migrar.

Así, la campaña institucional “Migrantes Con Derechos” pretende enmarcar esta mirada de derechos a las personas migrantes en origen, tránsito y destino, reforzándola con el trabajo en red con otras entidades (Justicia y Paz, la Delegación Diocesana de Migraciones, Confer y el Sector Social de la Compañía de Jesús), teniendo un mensaje conjunto como Iglesia. Además, a esta campaña, y línea de trabajo, se le suma la campaña “Compartiendo el Viaje”, impulsada por Cáritas Internationalis y el propio Papa Francisco, que es una invitación a conocer mejor la realidad de las personas que se ven obligadas a migrar.

Precisamente, en el marco de la citada campaña «Migrantes con Derechos”, hace unas semanas iniciamos un proyecto de formación de nuestros agentes en materia de Derechos Humanos e intervención social con personas inmigrantes. El proyecto, además de conocer las realidades migratorias actuales y cómo afrontarlas, tiene como objetivos fundamentales crear espacios de hospitalidad, humanización, de encuentro, de acogida y de inclusión a partir de la persona. Porque, como dicta la Declaración Universal de los Derechos Humanos, «todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

Se trata de reforzar la capacitación de los agentes de Cáritas para mejorar las repuestas específicas a las personas migrantes con las que estamos trabajando; facilitando espacios de encuentro con hermanos y hermanas migrantes, favoreciendo el conocimiento mutuo y la participación en las comunidades incorporando la mirada de la interculturalidad; y seguir trabajando la sensibilización sobre movilidad humana, como vehículo que permita modificar la mirada de la sociedad a las migraciones.

En esta misma línea, y aprovechando la Asamblea de Cáritas Diocesana de Tenerife, que se celebrará el próximo 23 de junio, una compañera del Equipo de Migraciones de Cáritas Española realizará una ponencia que se centrará en la “mirada de Cáritas a la Movilidad Humana”, en su sentido más amplio; es decir, la que incluye la Cooperación Fraterna como modelo de acción con los países en vías de desarrollo y la perspectiva de derechos de las personas migrantes en origen, tránsito y destino.

2018-06-25T08:16:55+00:00