Decreto sobre las manifestaciones de fe en la vía pública al decaer el estado de alarma

Al decaer el estado de alarma, para favorecer la prudencia sanitaria,  ejercer la libertad con responsabilidad y ante la dificultad de poder mantener las precauciones requeridas por la pandemia, el obispo ha hecho público este 13 de mayo de 2021 un decreto por el que suspende «toda manifestación de fe en la vía pública (procesiones y romerías). Solamente podrá realizarse la eucaristía en el exterior de los templos para garantizar una mayor participación de los fieles. La misma, conforme a la legislación vigente, ha de ser comunicada previamente a las autoridades correspondientes, conforme al modelo establecido por la Diócesis».

El prelado nivariense llama a seguir actuando con precaución y a hacer memoria de los fallecidos durante esta crisis sanitaria, ofreciendo «por ellos el sacrifico que nos supone evitar las manifestaciones públicas de nuestra fe».  También pide no olvidar a los enfermos y a los trabajadores sanitarios que siguen luchando contra el COVID-19.

Texto:

Ante la ambigüedad y confusión creada con el cese del estado de alarma, que se está interpretando como el final del COVID 19, y ante la dificultad de poder mantener las distancias y las precauciones sanitarias en las manifestaciones públicas de nuestras romerías y procesiones, es necesario seguir estableciendo un equilibrio entre la libertad de culto y la responsabilidad sanitaria para hacer crecer el bien común.

Además, los profesionales sanitarios siguen advirtiendo de la alarma sanitaria establecida por la continuación de los contagios, así como de los números rojos en la ocupación de camas UCI y de la escasa vacunación realizada hasta ahora. Ante esta realidad, vemos necesario hacer una llamada a la responsabilidad. Hay que seguir manteniendo todas las medidas posibles que eviten los contagios.

Es por ello que DECRETO:

1.- Suspender toda manifestación de fe en la vía pública (procesiones y romerías). Solamente podrá realizarse la eucaristía en el exterior de los templos para garantizar una mayor participación de los fieles. La misma, conforme a la legislación vigente, ha de ser comunicada previamente a las autoridades correspondientes, conforme al modelo establecido por la Diócesis.

2.- Los cultos en los templos se mantienen, como hasta ahora, siempre que se respeten las medidas que determinan los responsables de salud pública para garantizar una protección sanitaria adecuada.

3.- Dichas medidas estarán en vigor hasta que las autoridades sanitarias garanticen que nos encontramos en un nivel bajo de contagio por haber alcanzado la inmunidad de la mayoría de la población.

4.- Invitamos a todos a vivir nuestra libertad con responsabilidad. “El fin del confinamiento no es el fin de la pandemia”.  Hay que seguir actuando con precaución. No podemos olvidar el sufrimiento de tantos trabajadores sanitarios extenuados por luchar contra el COVID 19, que nos piden un esfuerzo para evitar una nueva ola de contagios. Hay que hacer memoria de tantos enfermos que siguen sufriendo los avatares del virus por los cuales tenemos que seguir pidiendo al Señor y a la Santísima Virgen. Hay que respetar la memoria de los fallecidos en nuestra tierra, en España y en el mundo entero a causa de la enfermedad, y ofrecer por ellos el sacrifico que nos supone evitar las manifestaciones públicas de nuestra fe.

Nos encomendamos a la Santísima Virgen para que Ella siga abriendo caminos de esperanza en medio de esta pandemia.

Dado en San Cristóbal de La Laguna, a 13 de mayo de 2021.

Bernardo Álvarez Afonso. Obispo Nivariense.

2021-05-13T07:59:28+00:00