…Y el Espíritu alentó el Congreso Diocesano: Pueblo de Dios en Salida: “Un laicado en 4D”

Con el envío misionero realizado por el obispo Nivariense, finalizaba el Congreso Diocesano de Laicos. Bajo el lema: “Un laicado en 4D”, unos 300 participantes venidos de distintos puntos de la diócesis y de plurales realidades eclesiales vivieron el 8 y 9 de noviembre esta experiencia.
“Valoro mucho los testimonios vivos y el ambiente que hemos disfrutado. Se ha notado la presencia del Espíritu. Hay que seguir trabajando, pero hemos dado un buen paso- subrayaba Cecilia Cruz, delegada de Apostolado Seglar.

El obispo Álvarez, por su parte, mostró su agradecimiento a todos los participantes y a los servicios pastorales implicados en su preparación y desarrollo. En la homilía de la Eucaristía de clausura quiso destacar el sentido de pertenencia a la Iglesia Diocesana y el compromiso del laicado tanto en la sociedad como en la propia Iglesia.

Al término del encuentro, todos los presentes recibieron un singular obsequio. Bajo el subrayado ¡haz que el amor florezca! La pequeña y artesanal maceta compostable y un corazón elaborado en papel reciclado con una mezcla de semillas en su interior, donde se encontraban las instrucciones para “hacerlo germinar”.

Antes de la clausura, en la sesión de tarde se había desarrollado una mesa redonda sobre los jóvenes, recogido una síntesis de las aportaciones y propuestas de los talleres implementados durante la mañana del sábado, así como recordado la síntesis de las cuestiones abordadas en las distintas zonas para poderlas enviar a la organización del venidero congreso nacional.

Impulsar un laicado en salida y alegre, fue el objetivo de esta acción pastoral. “Tenemos como Iglesia un mensaje positivo y de servicio que deseamos ofrecer, desde la sencillez, a la sociedad actual, descubriendo también los signos de la presencia de Dios que hay en el mundo de hoy”.
La dimensión espiritual, personal, social y pastoral del ser cristiano, junto a los talleres de jóvenes, familia, mujer, la corresponsabilidad en la Iglesia, la social y medio ambiental en esta casa común, además de momentos celebrativos y de encuentro, fueron la base de estos días.
Este proceso en sus fases parroquial, arciprestal y diocesano se ha realizado mediante la metodología sinodal, que el Papa está proponiendo: reconocer, interpretar y elegir. Invita a los laicos a una mayor participación para reconocer durante estos meses cuáles son las necesidades e inquietudes para una vivencia de la fe, tanto desde dentro de la Iglesia como hacia fuera en todos los ámbitos de la sociedad (política, educación, comunicación, familia…).

Ahora, en febrero de 2020, en Madrid se vivirá la fase nacional del Congreso. En el mismo participarán veinte diocesanos.

2019-11-10T09:21:30+00:00