Una cuarentena con doble clausura

La Laguna, ciudad de Los Adelantados, cuenta con dos órdenes religiosas de clausura en su cuadriculado mapa de calles, casonas y palacios. Estas religiosas hablan, para el rotativo «El Día» de su experiencia de vida, antes y después del Covid-19. En su caso, han elegido vivir apartadas físicamente del mundo pero no así de forma espiritual o social. La pandemia también ha variado su rutina pero refuerza muchas de sus vocaciones, desde la ayuda al prójimo hasta la oración y la entrega. Se sienten parte del mundo y de sus problemas y desde sus monasterios se han lanzado también a ayudar, ya sea rezando por los que han muerto solos sin poder despedirse o fabricando mascarillas para colaborar con los profesionales sanitarios.

La cuarentena puede «ayudarnos a todos a conocernos más unos a otros, a pensar, reflexionar, a enriquecernos con las cualidades de aquellos con quienes convivimos y a valorar lo que en condiciones normales tenemos y que por habernos acostumbrado a ello hemos perdido la capacidad de valorarlo, la capacidad de sorprendernos y de agradecer».

Artículo completo

2020-05-10T09:05:54+00:00