Resumen de un año aciago que finaliza con esperanza (y III)

SEPTIEMBRE

Septiembre también nos deparó una noticia de esas que nos gusta contar. La tarde del domingo 20 de septiembre, Juan Carlos Díaz era ordenado diácono permanente por el obispo Bernardo Álvarez.

OCTUBRE

En octubre y noviembre hablamos de un mismo protagonista. Noticias con sabor agridulce. Por un lado, el 11 de octubre se cumplían cincuenta años desde que el papa Pablo VI nombrara obispo a monseñor Damián Iguacen Borau. El lema que eligió para su ordenación episcopal fue: «el último de todos y el servidor de todos». Algo que siempre trató de hacer realidad hasta el 24 de noviembre de 2020.

NOVIEMBRE

Ese día fallecía Monseñor Damián Iguacen Borau a los 104 años de edad en la residencia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados que lo atendían en el Hogar Saturnino López Nova, en Huesca. El estado del obispo emérito de Tenerife se había deteriorado durante los últimos meses. A finales del mes de julio fue visitado por última vez por el prelado Nivariense, Bernardo Álvarez.

Por otra parte, en noviembre, los dos obispos de las diócesis del archipiélago, José Mazuelos y Bernardo Álvarez, han hecho pública este jueves una Carta Pastoral titulada Escuchar el eco de Lampedusa en las Islas Canarias. La misiva se enmarcaba en la Jornada Mundial del Pobre  y “ante el hecho que estamos viviendo estos últimos meses, con la llegada de miles de inmigrantes a Canarias”- afirmaban.

DICIEMBRE

Y el uno de diciembre conocíamos otro comunicado conjunto por parte de la diócesis, los tres ayuntamientos de la isla de El Hierro, el Cabildo Insular y la Dirección Insular de la Administración General del Estado. En dicho comunicado se informaba que debido a las circunstancias extraordinarias por las que atraviesa buena parte de la humanidad, se tomaba la dolorosa decisión de tener que modificar la forma en la que estaba prevista desarrollarse la cuatrienal Bajada de la Virgen de los Reyes en 2021.

En el comunicado también se aclaraba que si las circunstancias sanitarias lo permitieran, es intención tanto de la Iglesia como de las autoridades civiles, que se pueda mantener, en las fechas previstas la Bajada de la Virgen a la parroquia de la Villa de Valverde, en el modo que oportunamente se comunicará. Eso sí, siempre con las debidas garantías, en una manera inédita y sin concentración de personas.

Y terminamos el año con el mensaje de Navidad del obispo nivariense quien nos recordó que este año, aunque hayamos caminado y caminemos por cañadas oscuras, el Hijo de Dios que nació en Belén quiere nacer en el corazón de cada uno de nosotros y hacer suyas nuestras dolencias, tristezas y temores. Quiere nacer en nuestros corazones para iluminarnos con su presencia. Y es lo que les deseamos también a ustedes para este año que comenzamos. Que la luz de Cristo ilumine nuestras vidas. Feliz Navidad y próspero año nuevo.

2020-12-31T20:25:49+00:00