Presentada la nueva iglesia de Nuestra Señora de Candelaria en Alcalá

Este viernes 16 de octubre, se ha presentado ante los medios de comunicación, la nueva iglesia de Nuestra Señora de Candelaria en Alcalá, en el término municipal de Guía de Isora.

En el acto de presentación estuvieron presentes el obispo nivariense, Bernardo Álvarez y el arquitecto responsable de la obra, Alejandro Beautell. Mañana sábado, a las 11:30 horas, el prelado nivariense dedicará y consagrará el templo en una celebración muy esperada por la feligresía de Alcalá.

La historia de esta iglesia tiene su origen en una antigua capilla de casi un siglo que, debido a su fragilidad arquitectónica, se tuvo que cerrar en 2005. A partir de entonces, y a través de un convenio firmado con el ayuntamiento de Guía de Isora, la actividad parroquial se pudo trasladar a la capilla del tanatorio. Durante todos estos años, los alcalaneros y alcalaneras han desarrollado su vida pastoral en esta capilla.

El antiguo templo se demolió en 2011. En ese año, el arquitecto Aurelio Hernández diseñó una iglesia a partir del solar con el que se contaba. Pero, tras su fallecimiento, la obra la retomó Alejandro Beautell quien llevó a cabo un planteamiento diferente, aprovechando también el terreno del subsuelo para construir salones parroquiales.

El obispo Álvarez expresó su gratitud por todas las personas e instituciones que han puesto de su parte para hacer realidad este nuevo templo. “Quiero mostrar mi agradecimiento y gratitud a todos los párrocos anteriores que durante muchos años, trabajaron y se esforzaron por hacer una nueva iglesia. También quiero agradecer el trabajo del arquitecto Alejandro Beautell que con mucha diligencia y preocupación ha conseguido llevar adelante esta obra. Asimismo, felicito a la empresa constructora Rodríguez Mesa porque ha dedicado su mejor hacer y su eficacia técnica para ejecutar esta obra tal como la vemos ahora terminada”.

Monseñor Álvarez también quiso poner en valor el apoyo tanto del anterior alcalde de Guía de Isora y actual presidente del Cabildo Insular, Pedro Martín, como de la actual alcaldesa, Josefa Mesa. “El ayuntamiento de Guía de Isora ha colaborado con una aportación importante para la construcción de la iglesia. Igualmente lo ha hecho el Gobierno de Canarias. Además, quiero destacar el trabajo de la comunidad eclesial. Tanto del párroco, como de la comisión parroquial y de la feligresía y la gestión de la administración diocesana. A todos mi reconocimiento y gratitud”.

En este aspecto de la financiación cabe señalar que los gastos de la construcción del nuevo templo están fijados en 1.861.658,53 €. El Gobierno de Canarias se ha comprometido a destinar 400.000 €; el ayuntamiento de Guía de Isora, 131.000 € y la parroquia ha aportado 899.593,76 €. En este sentido, el obispo ha hecho hincapié en seguir aunando esfuerzos para conseguir los 431.064,77 € que aún quedan por aportar.

Por su parte, el arquitecto Alejandro Beautell quiso agradecer al obispado por su confianza y por el apoyo del arte contemporáneo con las obras que se vienen impulsando en los últimos años.

Seguidamente, Beautell hizo un resumen de los aspectos arquitectónicos más destacables de la iglesia. En este sentido, apuntó que la edificación cuenta con una superficie construida total de 1.000 m2 repartida en dos niveles. La planta semisótano, con acceso desde la calle 1º de mayo, contempla los espacios sirvientes: salones parroquiales para usos múltiples, garaje, almacén, cuartos de instalaciones y aseos, uno de ellos accesible. Sobre los salones se sitúa la Iglesia que admitirá un aforo aproximado de 300 personas.

“La nueva iglesia de Alcalá, bajo la advocación mariana de la Virgen de Candelaria, nos habla de la tradición, de la recuperación de la memoria de aquella vieja construcción que se alzaba solitaria sobre el malpaís de lava que subyace, aún hoy, bajo el asfalto”, expresó el arquitecto para añadir que “ese mirar al pasado, no debiera quedarse en pura melancolía, debemos pensar, y construir, el futuro”.

Partiendo de estas premisas, el nuevo templo se formaliza en dos naves diferenciadas, “la antigua” y “la nueva”. Un único espacio interior se traduce en dos volúmenes diferentes desde el exterior. Uno, recupera la forma y posición de la antigua ermita, en una reinterpretación de la arquitectura popular de las islas. El otro, a modo de llama -el fuego de la candela- busca la verticalidad, dotando al espacio interior de la requerida representatividad.

La cubierta se eleva hacia el altar que se erige como el punto más importante del templo.

La imagen de la Virgen vuelve a su posición de origen, ocupando el mismo lugar de antaño. Esto es, en la cabecera del cuerpo antiguo y en esta ocasión protegida en una hornacina que, a modo de cueva, rememora su aparición a los guanches.

Por otro lado, el acceso principal del templo se produce desde la plaza frontal, que da frente a la avenida Los Pescadores. El recorrido es accesible desde la calle Julia Trujillo. También es posible acceder desde la planta semisótano, calle 1º de mayo, ya que el edificio cuenta con un ascensor accesible.

En la planta de la iglesia se dispone el espacio principal destinado al culto. Al fondo del mismo, a la derecha del altar, una puerta nos conduce a la sacristía. La planta de la iglesia se completa con un aseo accesible, un cuarto de instalaciones y las escaleras que comunican con la planta semisótano y con la cubierta transitable del cuerpo de la sacristía. La iglesia cuenta además con un coro.

Por último, a nivel material, la construcción resulta de gran austeridad. La sencillez de los materiales utilizados y el empleo de recursos tales como la iluminación natural, pretenden potenciar el carácter espiritual que ayude a los fieles a entrar en diálogo con Dios.

2020-10-16T14:21:58+00:00