«Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión».

El papa Francisco, el 24 de abril 2021,  aprobó el itinerario  para la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, prevista para el mes de octubre del 2022, con el tema: «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión». El recorrido para la celebración del Sínodo se articulará en tres fases, entre octubre del 2021 y el octubre del 2023, pasando por una fase diocesana y otra continental, que darán vida a dos Instrumentum Laboris distintos, antes de la fase definitiva a nivel de Iglesia Universal.

El camino hacia la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, entonces, se realizará en sus primeros momentos:

– Apertura del Sínodo (octubre 2021)

La apertura del Sínodo tendrá lugar en el Vaticano y en cada diócesis. Este camino será inaugurado por el Santo Padre en el Vaticano el 9 y 10 de octubre.

El domingo 17 de octubre, con la misma modalidad, se abrirá en las diócesis. Concretamente, el obispo Álvarez presidirá la apertura ese día a las 17  horas en la Catedral.

– Fase diocesana (octubre 2021 – abril 2022)

El objetivo de esta fase es la consulta del Pueblo de Dios (cfr. Episcopalis Communio, 5,2) con la finalidad que el proceso sinodal se realice en la escucha de la totalidad de los bautizados.Para facilitar la consultación y la participación de todos, se presenta el siguiente itinerario:

La Secretaría General del Sínodo enviará, previsiblemente en septiembre, un Documento preparatorio, acompañado por un cuestionario y de un Vademecum con propuestas para realizar la consulta en cada diócesis.

Cada obispo nombrará un responsable (eventualmente un equipo) diocesano para la consultación sinodal, que pueda servir como punto de referencia y de contacto con la Conferencia Episcopal y que acompañe el proceso en la Iglesia particular, en todos sus pasos

La consulta en las diócesis se desarrollará a través los organismos de participación previstos por el derecho, sin excluir otras modalidades que se juzguen oportunas para que el proceso sea real y eficaz. (cfr. Episcopalis Communio, 6).

La fase diocesana y la consulta del Pueblo de Dios en cada diócesis se concluirá con una Reunión pre sinodal, que será el momento culminante del discernimiento diocesano.

Después de la clausura de la fase diocesana, cada diócesis enviará sus contribuciones a la Conferencia Episcopal antes de la fecha establecida por la misma.

Sínodo y sinodalidad

Inspirándose en las palabras de Francisco con motivo del 50 aniversario del establecimiento del Sínodo de los Obispos, la Comisión Teológica Internacional realizó, en 2018, un estudio sobre la sinodalidad en la vida y la misión de la Iglesia. Sínodo – se lee el documento – es una palabra antigua en la tradición de la Iglesia. Se compone de la preposición σύν (con) y el sustantivo ὁδός (vía). Indica el camino recorrido por el Pueblo de Dios. Desde los primeros siglos, como se recuerda en el documento, las asambleas eclesiales convocadas en varios niveles se designan con la palabra «sínodo» para discernir, a la luz de la Palabra de Dios, preguntas doctrinales, litúrgicas, canónicas y pastorales.

El término sinodalidad – subraya el estudio – indica «el modus vivendi et operandi específico de la Iglesia del Pueblo de Dios que manifiesta y concretamente se da cuenta de que es una comunión en el que se camina juntos, se reúne en la asamblea y todos sus miembros participan activamente en su misión evangelizadora». El concepto de comunión expresa «la sustancia profunda del misterio y la misión de la Iglesia», que en la celebración eucarística «tiene su fuente y culminación».

2021-07-20T08:01:51+00:00