Monseñor Damián Iguacen se convierte con 104 años en el obispo más longevo del mundo

El obispo emérito Damián Iguacen se ha convertido en el prelado católico más longevo del mundo, tras el fallecimiento hace unas semanas del chileno Bernardino Piñera, también de 104 años.

A mediados de julio, monseñor Iguacen recibió la visita del prelado nivariense, Bernardo Álvarez y del obispo de Huesca, Julián Ruiz.

Actualmente, el prelado emérito de Tenerife vive en la residencia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, en Huesca. Pese a que su estado de salud se ha debilitado últimamente, se sigue comunicando con las personas que lo cuidan y visitan con su característico talente afable.

2020-07-28T08:05:34+00:00