MONS. ALGORA: «ESPAÑA SALE DE LA CRISIS SIN EL TRABAJO DE MILLONES DE PERSONAS. ESA ECONOMÍA CONVIERTE A LOS TRABAJADORES EN DESCARTADOS»

An­to­nio Al­go­ra, obis­po emé­ri­to de Ciu­dad Real y res­pon­sa­ble de la Pas­to­ral Obre­ra de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, ha aler­ta­do a los de­le­ga­dos del MMTC que el nú­cleo del pro­ble­ma está en “cuan­do no se tra­ba­ja, o se tra­ba­ja en ex­ce­so, en ma­las con­di­cio­nes en­tra en jue­go la de­mo­cra­cia y el pac­to so­cial”.

Fuente: agenciasic.es.- Du­ran­te su in­ter­ven­ción, Al­go­ra ha tras­la­da­do a los de­le­ga­dos y de­le­ga­das del Mo­vi­mien­to Mun­dial de Tra­ba­ja­do­res Cris­tia­nos, en sin­to­nía con lo ya ma­ni­fes­ta­do por el papa Fran­cis­co, que “tene­mos que de­cir no a la eco­no­mía que pone la vida en una de­sigual­dad cada vez ma­yor. No se pue­de to­le­rar más que se tire co­mi­da cuan­do hay gen­te que pasa ham­bre, don­de es no­ti­cia todo lo eco­nó­mi­co y no que un hom­bre mue­ra de frío. Se con­si­de­ra al ser hu­mano como un bien de con­su­mo. Te­ne­mos una cul­tu­ra del des­car­te, más allá de la cul­tu­ra de la ex­plo­ta­ción. Los ex­clui­dos ya no son ex­plo­ta­dos sino su­je­tos res­tan­tes (EG 53). Un ejem­plo de ex­clu­sión es lo que pasa en nues­tro país: se sale de la cri­sis sin el tra­ba­jo de 4 mill de per­so­nas.”

En su po­nen­cia, ha rea­li­za­do una apro­xi­ma­ción a la apor­ta­ción del papa Fran­cis­co a la Pas­to­ral Obre­ra, re­mon­tán­do­se al Do­cu­men­to de la Apa­re­ci­da -del que fue res­pon­sa­ble de su re­dac­ción- y en el que se abor­dan las de­sigual­da­des en el mun­do de tra­ba­jo; la fal­ta de opor­tu­ni­da­des de pro­gre­so de los jó­ve­nes; el  des­em­pleo y subem­pleo; el tra­ba­jo in­for­mal; el tra­ba­jo for­mal pre­ca­rio, etc.  Al­go­ra se­ña­la que lo que dice el Papa, re­co­gien­do lo de sus pre­de­ce­so­res San Juan Pa­blo II y Be­ne­dic­to XVI, in­di­ca una lar­ga mar­cha en la his­to­ria de los hom­bres y las mu­je­res, que poco a poco van tra­ba­jan­do en lu­cha por la paz, por la jus­ti­cia… En la ver­tien­te so­cial, “es una di­men­sión im­pres­cin­di­ble del cris­tiano. Su pro­pues­ta es una es­pi­ri­tua­li­dad de co­mu­nión, no in­di­vi­dua­lis­ta y ocul­ta, sino una es­pi­ri­tua­li­dad de Dios, que no apar­ta a los cre­yen­tes de la tra­yec­to­ria del mun­do sino que los en­vía a im­pli­car­se en la vida y en la trans­for­ma­ción de la his­to­ria. Par­ti­ci­pan­do en el pro­yec­to de Dios con una con­cep­ción del tra­ba­jo que lle­va a la co­mu­nión de per­so­nas”, apun­tó.

El pre­la­do ha sub­ra­ya­do que la per­so­na “debe se­guir sien­do pro­ta­go­nis­ta de las trans­for­ma­cio­nes del tra­ba­jo y del tra­ba­jo mis­mo. Nos de­be­mos pre­gun­tar ¿Cómo re­suel­ve el papa Fran­cis­co el di­ri­gir­se a per­so­nas que no son cre­yen­tes? Por ejem­plo a los sin­di­ca­tos, en un re­cien­te men­sa­je se­ña­ló: “Per­so­na y tra­ba­jo de­ben jun­tar­se, por­que si de­ci­mos tra­ba­jo sin de­cir per­so­na el tra­ba­jo deja de ser hu­mano y se pier­de a sí mis­mo; pero si pen­sa­mos en la per­so­na sin el tra­ba­jo es algo in­com­ple­to, por­que la per­so­na se con­vier­te en más ple­na­men­te per­so­na cuan­do tra­ba­ja. El tra­ba­jo es la for­ma más co­mún de coope­ra­ción. Cada día mi­llo­nes de per­so­nas coope­ran tra­ba­jan­do. El tra­ba­jo es una for­ma de amor cí­vi­co, un amor ver­da­de­ro, au­tén­ti­co que nos hace vi­vir y saca ade­lan­te al mun­do”.

Para Al­go­ra, Ber­go­glio es cla­ro a la hora de po­ner el dedo en la lla­ga. Vol­vien­do a ci­tar el Do­cu­men­to de la Apa­re­ci­da, se­ña­la tres ras­gos:  La apa­ri­ción de una nue­va cul­tu­ra, bajo la ló­gi­ca del in­di­vi­dua­lis­mo; Una glo­ba­li­za­ción que con­cen­tra el po­der y hace ver­ti­gi­no­sa la com­pe­ti­ti­vi­dad. El po­der y la ri­que­za, la cul­tu­ra se con­cen­tra en ma­nos de unos po­cos. Esto hace que haya mu­chos ex­cluí­dos. Sur­gen for­mas de po­bre­za cada vez más fuer­te; y la mar­gi­na­ción y ex­clu­sión.

Para la Pas­to­ral Obre­ra, de la que es res­pon­sa­ble, dijo que es de agra­de­cer las in­ter­ven­cio­nes so­bre el mun­do del tra­ba­jo que rea­li­za el Papa. En su úl­ti­ma vi­si­ta a una si­de­rur­gia, en Ita­lia, dice que “los diá­lo­gos en las fá­bri­cas son lu­ga­res de la vida, el mun­do del tra­ba­jo es el mun­do del pue­blo de Dios, to­dos so­mos Igle­sia, to­dos so­mos pue­blo de Dios”. De ahí se afir­ma que “es un lu­gar prio­ri­ta­rio en la aten­ción so­cial y ecle­sial. Mu­chos han pues­to en duda la ne­ce­si­dad de un apos­to­la­do, que se haga pre­sen­te en los cen­tros de tra­ba­jo”.

En este sen­ti­do, Al­go­ra ha que­ri­do ani­mar la ta­rea de los mo­vi­mien­tos y mi­li­tan­tes del MMTC para que sean tes­ti­gos y con­tri­bu­yan a la cul­tu­ra del en­cuen­tro y la so­li­da­ri­dad que pasa ne­ce­sa­ria­men­te por “for­mar a sus miem­bros en la Doc­tri­na So­cial de la Igle­sia y for­ta­le­cer el com­pro­mi­so” al que es­ta­mos lla­ma­dos. Fi­nal­men­te, el obis­po ha pues­to en va­lor “el tra­ba­jo como ele­men­to im­pres­cin­di­ble del pac­to so­cial, y por tan­to de la de­mo­cra­cia. El tra­ba­jo es ami­go del ser hu­mano, no cómo enemi­go. Los hom­bres y mu­je­res se nu­tren del tra­ba­jo, es­tán un­gi­dos en dig­ni­dad con él” para aler­tar a los de­le­ga­dos y de­le­ga­das del MMTC que el nú­cleo del pro­ble­ma está en ”cuan­do no se tra­ba­ja, o se tra­ba­ja en ex­ce­so, en ma­las con­di­cio­nes en­tra en jue­go la de­mo­cra­cia y el pac­to so­cial”.

 

2017-07-19T09:02:40+00:00