Lo que redime es el amor de Cristo

La Misa en la Cena del Señor marca el inicio del Triduo Pascual, los días más importantes del Año Cristiano.

Las distintas parroquias de la diócesis preparan con esmero las celebraciones de estos días. En la Catedral, el obispo Álvarez presidía la Solemne Eucaristía en la que recordaba  las actitudes de Jesús, aquellas con las que vivió los días que ahora se conmemoran. «Lo que redime es el Amor con la que Cristo se entregó a su pasión y muerte» -señaló- para invitar a los cristianos a hacer suyas dichas actitudes en la vida y entrega a los demás, para lo cual es preciso alimentarse del Pan Eucarístico.

Además,  subrayó que en la celebración del Jueves Santo se pone el foco en tres acontecimientos que tienen su origen en la Última Cena: la institución de la Eucaristía, del sacerdocio  y el mandamiento del Señor sobre la caridad. Por eso la Iglesia celebra el Jueves Santo el día del Amor Fraterno.

Al finalizar la homilía se realizó lavatorio de los pies, que manifiesta el servicio y el amor de Cristo, que ha venido “no a ser servido, sino a servir”. En esta ocasión, un grupo de mujeres y hombres de la Hermandad del Santísimo de la Catedral fueron los que participaron en este hondo gesto.

Al término de la Misa, se realizó la procesión claustral con el Santísimo Sacramento hasta el Monumento, en la capilla de los Remedios, para su adoración y meditación.

Por otro lado, la tarde del Jueves Santo, numerosas procesiones se realizan en todos los rincones de la diócesis con la participación de hermandades y cofradías.

2022-04-15T06:46:48+00:00