La crisis del COVID-19, oportunidad para construir un mundo mejor

«Esta crisis es para nosotros, y para todos los pueblos, una oportunidad que no hay que perder para imaginar un mundo mejor». Son palabras del prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral (DSDHI), cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, quien ha comparecido hoy en rueda de prensa junto a otros responsables de este mismo departamento y del secretario general de Cáritas Internacional, para explicar la acción de la Iglesia en esta crisis.

El purpurado ghanés ha enfatizado que lo que empezó «como un problema de salud» ha acabado convirtiéndose en una crisis mundial que «ha afectado drásticamente a la economía, al trabajo, al empleo, a los estilos de vida, a la seguridad alimentaria, al papel primordial de la inteligencia artificial y la seguridad en Internet, a la política (…), a la investigación y las patentes. Casi ningún aspecto de la vida y la cultura humanas ha quedado intacto», lo que ilustra —señala— la enseñanza del Papa Francisco en la Laudato sì de que «todo está interconectado».

Turkson ha explicado los grupos de trabajo que integran la Comisión COVID-19 del Vaticano, creada hace unas semanas para atender la incidencia de la pandemia en el mundo, y ha dicho que se espera que este organismo tenga una duración de un año. Ha reconocido asimismo que el Papa les ha pedido que trabajen para preparar el futuro, anticipándolo.

2020-05-20T10:08:52+00:00