Jueves Santo: «Jesucristo hoy nos hace tres regalos»

La Catedral de La Laguna acogió otro inicio del Triduo Pascual lejos de lo que estamos acostumbrados en Semana Santa. Si bien la Misa “en la Cena del Señor” no fue a puerta cerrada y sin fieles, como ocurriera el año pasado, en esta ocasión el principal templo de la diócesis solo pudo acoger al 33% de su capacidad. Asimismo, se suprimió el lavatorio de los pies y el traslado del Santísimo Sacramento al Monumento se llevó a cabo con un grupo reducido de personas.

Con todo, el prelado nivariense invitó a los presentes y a todos los que pudieron seguir la celebración por el canal de Youtube “obispadodetenerife”, a “lavar”, no nuestros pies, sino nuestro corazón, de todo lo que no procede del amor de Dios.

El obispo comenzó su homilía saludando al comité ejecutivo de las Hermandades y Cofradías, a los representantes de la Hermandad del Santísimo Sacramento, al alcalde de la ciudad de Aguere y a los miembros de la corporación municipal.

A los pies del altar se colocó una jofaina y una toalla para recordar el gesto del lavatorio. Monseñor Álvarez indicó que este año estamos llamados a vivir la pasión, muerte y resurrección de Cristo desde nuestro interior.

Refiriéndose concretamente al Jueves Santo, el prelado nivariense expresó que en este día, Jesucristo nos hace tres regalos: La institución de la Santa Eucaristía, la institución del sacerdocio ministerial y el mandamiento del amor fraterno.

Por otro lado, en relación al Evangelio proclamado, monseñor Álvarez destacó que en reiteradas ocasiones la Palabra hace referencia a que “Jesús sabe”. “Sabe que ha llegado su hora, sabe que viene de Dios y que el Padre ha puesto todo en sus manos y, por último, sabe quién lo va a entregar”. En este sentido, el obispo añadió que Jesús, en vez de huir o revelarse, lo convierte todo en una entrega. “No hay amor más grande que dar la vida por los demás. Esto no es fácil. Lo hizo Jesús y lo han hechos otras personas siguiendo su ejemplo de amor”. En este momento, el prelado recordó el testimonio de San Maximiliano Kolbe, que murió voluntariamente en el campo de concentración de Auschwitz durante la II Guerra Mundial evitando que asesinaran a un padre de familia.

Álvarez también puso como ejemplo de dar la vida a los miembros de las fuerzas armadas, a los bomberos y a los médicos y sanitarios que se exponen a los contagios. “También nosotros, cada vez que nos sacrificamos por los demás, estamos dando la vida. Los padres por los hijos, los que trabajan ayudando a las personas más vulnerables… todo lo que implica amor y servicio, lleva consigo morir un poco a sí mismo”.

En este sentido, el obispo recordó que para un cristiano amor sin servicio, no es amor, sino una entelequia. Al igual que servicio sin amor, es una esclavitud.

La última parte de la homilía estuvo dedicada a la importancia de la Eucaristía. “Es el gran regalo que ha querido hacer Jesucristo. El don de su presencia permanente. Celebrar la Eucaristía es actualizar la entrega de Cristo en la cruz por nosotros. Dios se nos da sin medida. Esto es la Eucaristía, el amor sin medida de Dios puesto a la altura del hombre para que lo podamos gustar”.

Para finalizar, monseñor Álvarez recordó unas palabras del Papa Benedicto XVI recogidas en su encíclica “Dios es amor”: “Una Eucaristía que no comporte un ejercicio práctico del amor es fragmentaria en sí misma”. Al hilo de esta idea, el obispo expresó que entrar en contacto con la Eucaristía nos afecta. “Si pones la mano en el agua, te mojas. Si tocas un cable de corriente eléctrica te da un calambre… Si comulgas de verdad el cuerpo de Cristo, tu vida queda afectada. Te conviertes en aquello que recibes. Es decir, en una persona que da la vida por los demás».

En la celebración se pidió especialmente por las personas que están en primera línea luchando para que acabe la pandemia y también por los migrantes que ponen su vida en juego. “Este año, las procesiones las vemos en el rostro de tantos inmigrantes que están en las calles pidiendo limosna”, indicó el obispo.

Las retransmisiones en directo a través de Youtube regresarán este Viernes Santo. La primera será a las 7:30 horas, con el Sermón de las Siete Palabras, desde el Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna. La segunda será a las 12 del mediodía, desde la Catedral, con la Acción Litúrgica de la Pasión del Señor.

2021-04-01T20:19:17+00:00