Festividad del Smo. Cristo de La Laguna: “Debemos ir a las periferias existenciales. Allí es donde están las heridas más abiertas”

Los laguneros y numerosos devotos procedentes de diversos puntos del archipiélago celebraron este viernes, 14 de septiembre, el día grande de las fiestas en honor al Santísimo Cristo de La Laguna.

A las 10.15 h., tal y como estaba previsto, daba comienzo el disparo de las tradicionales Salvas a la salida del pendón de la ciudad desde las Casas Consistoriales, para proceder a su traslado a la Catedral. El intenso calor ha sido una de las notas características a lo largo de toda la jornada.

La procesión cívico-militar llegaba a las puertas del templo poco antes de las 11:00 horas. Allí el Obispo recibió a la representación oficial de la casa Real que ostentó en esta ocasión Fernando Clavijo, Presidente del Gobierno de Canarias.

En la Santa Misa, cantada por el coro del Orfeón La Paz, se encontraban, entre otros asistentes, el presidente del Cabildo Insular, Carlos Alonso, el alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, el Esclavo Mayor del Cristo, Francisco Doblas y miembros de la Esclavitud, así como otras representaciones eclesiales, civiles y militares.

La predicación, como ocurriera a lo largo del Quinario, corrió a cargo del Arzobispo Emérito de Sevilla, Carlos Amigo quien quiso transmitir, sobre todo, un mensaje de esperanza con respecto al futuro de la Iglesia. Asimismo, invitó a los presentes, con su marcado estilo envolvente y poético, a salir a las periferias existenciales para llevar a Cristo, el único que puede sanar todas las heridas, indicó.

El Cardenal Amigo comenzó su disertación apuntando que La Laguna no es solo un lugar donde se ha nacido, sino una ciudad testigo de una historia. “Es una tradición, unas gentes, un aire particular, un acento. En definitiva, La Laguna no es el lugar donde he nacido, podrían decir muchos de ustedes, sino la vida que vive en mí. Y donde quiera que me vaya, esa vida, me la llevo conmigo. Y a estas horas, y en muchos lugares del mundo, habrá muchos laguneros y laguneras que no pueden contener las lágrimas pensando en su Cristo de La Laguna”.

El arzobispo emérito de Sevilla se refirió a las raíces de esta tradición de 500 años, unas raíces que nada ni nadie han podido dañar. “La primera raíz, es sin duda, la fe. Cristo, el Dios vivo. Cimiento profundo y roca. Y junto a este cimiento, está la familia. Quizás el primer recuerdo que tengan muchos de ustedes sea cuando vuestro abuelo o abuela, les decía, señalando al Cristo de La Laguna, mira, es el Señor. Y durante toda la vida, no sabías más que decir, es el Señor, lo más grande, lo más venerado, lo más querido, es el Señor”.

Por otro lado, el Cardenal Amigo indicó que la religiosidad popular es inseparable de la cultura. “La fuerza de la tradición no es solo el tiempo que ha pasado, sino el amor que vivieron y vivimos. Esta devoción no se puede quedar para uno mismo sino hay que darla. Transmitir aquello que uno quiere”.

¿Cómo será el futuro de esta devoción? ¿Cómo será el futuro de la Iglesia?, fueron las preguntas que planteó, a continuación, monseñor Carlos Amigo. “Sin embargo, la auténtica cuestión no es cómo será el futuro, sino cómo queremos que sea el futuro. No consiste en sentarse y aguardar, sino vivir en esperanza aquello que deseamos”.

El Cardenal continuó su homilía haciendo hincapié en la esperanza cristiana. “Hay que hacer objeción de conciencia contra todo lo que sea desesperanza, contra todo lo que sea indiferencia, contra todo lo que sea miedo. No se trata de ilusiones, se trata de convencimientos. La esperanza para nosotros, los cristianos, es la vida de la vida”.

Por último, refiriéndose concretamente a nuestra Iglesia Nivariense, el Arzobispo Emérito de Sevilla subrayó que en estos tiempos se necesita una Iglesia valiente. “No me refiero a valiente en el sentido de orgullo, sino valiente en la caridad. Es la valentía del amor, sin medida ni precio porque la medida del amor es un amor sin medida. Por eso, esta Iglesia local es valiente cuando decide ir a las periferias existenciales, que es donde están las heridas más abiertas”.

Terminada la celebración, tuvo lugar la solemne procesión de retorno con la venerada imagen del Cristo a su Real Santuario.

  • HOMILÁ DEL CARDENAL CARLOS AMIGO:

2018-09-14T13:10:31+00:00