¡Feliz Navidad!

Y hasta que el dragón de siete cabezas no cesó en sus rugidos no caímos en la cuenta de cómo echábamos de menos el silencio. Será ahora, cuando las noches han recuperado una oscuridad que de pronto -qué paradoja- nos hace sentir seguros… Ahora será cuando en medio del dolor compartido resuene como nunca antes el mensaje de que nuestra fragilidad ha sido vencida.
Dios se ha hecho carne. Y con esa verdad entre las manos nos atrevemos a esperar, contra toda esperanza, en que una nueva luz se abra paso entre las tinieblas. Y sólo por ese Niño que viene nos arriesgamos a anunciar a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que la vida se abrirá camino. 
En medio de nuestras cenizas, Dios ha plantado su tienda. En mitad de la noche de todos los tiempos, Dios ha rasgado el silencio para pronunciar su Palabra definitiva: renaceremos. 
¡Feliz Navidad! Desde el departamento de comunicación: Gracias por compartir nuestro reto de hacer un mundo más humano, más parecido a Dios.
2021-12-26T09:32:27+00:00