El Papa pide a la Igle­sia que es­cu­che el gri­to de los po­bres y res­pon­da

En su men­sa­je para la II Jor­na­da Mun­dial de los Po­bres, que se ce­le­bra­rá el 18 de no­viem­bre, el

San­to Pa­dre pide “no ser in­di­fe­ren­tes al gri­to de do­lor” de los más ol­vi­da­dos de la so­cie­dad.

La Ofi­ci­na de Pren­sa de la San­ta Sede ha pu­bli­ca­do el men­sa­je del papa Fran­cis­co para la Jor­na­da Mun­dial de los po­bres ins­ti­tui­da por el Papa Fran­cis­co al fi­na­li­zar el Ju­bi­leo de la Mi­se­ri­cor­dia, que lle­va como tí­tu­lo Este po­bre gri­tó y el Se­ñor lo es­cu­chó, en alu­sión al Sal­mo (34, 7) y que este año se ce­le­bra­rá el 18 de no­viem­bre de 2018.

“Las pa­la­bras del sal­mis­ta se vuel­ven tam­bién las nues­tras a par­tir del mo­men­to en que so­mos lla­ma­dos a en­con­trar las di­ver­sas si­tua­cio­nes de su­fri­mien­to y mar­gi­na­ción en las que vi­ven tan­tos her­ma­nos y her­ma­nas, que ha­bi­tual­men­te de­sig­na­mos con el tér­mino ge­ne­ral de po­bres”, ex­pli­ca el San­to Pa­dre, se­ña­lan­do que quien es­cri­be ta­les pa­la­bras, a pe­sar de te­ner una ex­pe­rien­cia di­rec­ta de la po­bre­za, “la trans­for­ma en un can­to de ala­ban­za y de ac­ción de gra­cias al Se­ñor”, ya que la cla­ve está en bus­car a Dios den­tro de cada reali­dad, si­tua­ción o cir­cuns­tan­cia de la vida, in­clu­so en aque­llos mo­men­tos más tré­mu­los y va­cíos de la pro­pia exis­ten­cia; pues­to que la ver­da­de­ra po­bre­za hu­ma­na no re­si­de en los bie­nes ma­te­ria­les, sino en los do­nes del Es­pí­ri­tu.

Por ello, el Pon­tí­fi­ce sub­ra­ya que este sal­mo “per­mi­te tam­bién a no­so­tros hoy com­pren­der quié­nes son los ver­da­de­ros po­bres a los que es­ta­mos lla­ma­dos a vol­ver nues­tra mi­ra­da para es­cu­char su gri­to y re­co­no­cer sus ne­ce­si­da­des”.

Es­cu­char a los po­bres

Por otra par­te, el Papa des­ta­ca tres ver­bos fun­da­men­ta­les con­te­ni­dos en la lec­tu­ra de este sal­mo, que ayu­dan a com­pren­der la ac­ti­tud del po­bre y su re­la­ción con Dios: gri­tar, res­pon­der y li­be­rar.

En pri­mer lu­gar gri­tar; por­que la con­di­ción de po­bre­za “no se ago­ta en una pa­la­bra, sino que se trans­for­ma en un gri­to que atra­vie­sa los cie­los y lle­ga has­ta Dios”. Un gri­to que ex­pre­sa su­fri­mien­to, so­le­dad y de­silu­sión, pero al mis­mo “es­pe­ran­za”, ya que pide ser es­cu­cha­do.

“¿Cómo es que este gri­to, que sube has­ta la pre­sen­cia de Dios, no al­can­za a lle­gar a nues­tros oí­dos, y nos deja in­di­fe­ren­tes e im­pa­si­bles?”, plan­tea el Su­ce­sor de Pe­dro, se­ña­lan­do que por ello, en esta Jor­na­da, “es­ta­mos lla­ma­dos a ha­cer un se­rio exa­men de con­cien­cia para dar­nos cuen­ta si real­men­te he­mos sido ca­pa­ces de es­cu­char a los po­bres”.

Res­pon­der a los po­bres

El se­gun­do ver­bo pro­pues­to por el Papa es res­pon­der, ya que tras es­cu­char el gri­to del po­bre que su­fre, es ne­ce­sa­rio dar una res­pues­ta con­cre­ta.

“El Se­ñor, dice el sal­mis­ta, no sólo es­cu­cha el gri­to del po­bre, sino que res­pon­de. Su res­pues­ta, como se tes­ti­mo­nia en toda la his­to­ria de la sal­va­ción, es una par­ti­ci­pa­ción lle­na de amor en la con­di­ción del po­bre”, con­ti­núa ex­pli­can­do el Obis­po de Roma, aña­dien­do que l a Jor­na­da Mun­dial de los Po­bres “pre­ten­de ser una pe­que­ña res­pues­ta que la Igle­sia en­te­ra, ex­ten­di­da por el mun­do, di­ri­ge a los po­bres de todo tipo y de toda re­gión para que no pien­sen que su gri­to se ha per­di­do en el va­cío”.

Una res­pues­ta que no debe li­mi­tar­se a la mera “asis­ten­cia ma­te­rial” del ne­ce­si­ta­do; sino a un au­tén­ti­co en­cuen­tro per­so­nal, ya que- dice Fran­cis­co- “los po­bres no ne­ce­si­tan un acto de de­le­ga­ción, sino del com­pro­mi­so per­so­nal de aque­llos que es­cu­chan su cla­mor”.

Li­be­rar a los po­bres

El úl­ti­mo ver­bo es li­be­rar: “el po­bre de la Bi­blia vive con la cer­te­za de que Dios in­ter­vie­ne en su fa­vor para res­ti­tuir­le dig­ni­dad”, es­cri­be el San­to Pa­dre, re­cor­dan­do que la po­bre­za “no es bus­ca­da, sino crea­da por el egoís­mo, el or­gu­llo, la ava­ri­cia y la in­jus­ti­cia” y que por tan­to, “cada cris­tiano y cada co­mu­ni­dad es­tán lla­ma­dos a ser ins­tru­men­tos de Dios para la li­be­ra­ción y pro­mo­ción de los po­bres, de ma­ne­ra que pue­dan in­te­grar­se ple­na­men­te en la so­cie­dad; esto su­po­ne que sea­mos dó­ci­les y aten­tos para es­cu­char el cla­mor del po­bre y so­co­rrer­lo” (Ex­hort. ap. Evan­ge­lii gau­dium, 187).

El Pon­tí­fi­ce puso en guar­dia so­bre la”dis­tan­cia so­cial” que tien­de a crear­se en torno a los po­bres, que su­fren el re­cha­zo, la mar­gi­na­ción y la in­di­fe­ren­cia de quie­nes pa­san por su lado ig­no­ran­do su pre­sen­cia; ya que ac­tuan­do así, “sin dar­nos cuen­ta se pro­du­ce tam­bién una ale­ja­mien­to del Se­ñor Je­sús, quien ja­más los re­cha­za sino que los lla­ma y los con­sue­la”.

Los po­bres son los pri­me­ros en re­co­no­cer a Dios

Asi­mis­mo, Fran­cis­co hace hin­ca­pié, en que los po­bres son los pri­me­ros ca­pa­ci­ta­dos para re­co­no­cer la pre­sen­cia de Dios y dar tes­ti­mo­nio de su pro­xi­mi­dad en sus vi­das por­que con­fían en que “Dios per­ma­ne­ce fiel a su pro­me­sa, e in­clu­so en la os­cu­ri­dad de la no­che no hace fal­tar el ca­lor de su amor y de su con­so­la­ción”.

“Sin em­bar­go, para su­perar la opre­si­va con­di­ción de po­bre­za es ne­ce­sa­rio que ellos per­ci­ban la pre­sen­cia de los her­ma­nos y her­ma­nas que se preo­cu­pan por ellos y que, abrien­do la puer­ta del co­ra­zón y de la vida, los ha­cen sen­tir ami­gos y fa­mi­lia­res. Sólo de esta ma­ne­ra po­dre­mos «re­co­no­cer la fuer­za sal­ví­fi­ca de sus vi­das» y po­ner­los en el cen­tro del ca­mino de la Igle­sia”.

Fi­nal­men­te, el Papa in­vi­ta a to­dos a par­ti­ci­par de la Jor­na­da Mun­dial de­di­ca­da a los po­bres, como un mo­men­to pri­vi­le­gia­do de nue­va evan­ge­li­za­ción.

“Los po­bres nos evan­ge­li­zan, ayu­dán­do­nos a des­cu­brir cada día la be­lle­za del Evan­ge­lio. No eche­mos en saco roto esta opor­tu­ni­dad de gra­cia. Sin­tá­mo­nos to­dos, en este día, deu­do­res con ellos, para que ten­dien­do re­cí­pro­ca­men­te las ma­nos, uno ha­cia otro, se reali­ce el en­cuen­tro sal­ví­fi­co que sos­tie­ne la fe, hace ac­ti­va la ca­ri­dad y per­mi­te que la es­pe­ran­za pro­si­ga se­gu­ra en el ca­mino ha­cia el Se­ñor que vie­ne”, con­clu­ye.

(Ciu­dad del Va­ti­cano, va­ti­can­news.va)

2018-06-14T18:38:47+00:00