El discernimiento en la vida pastoral. Plenaria del Consejo Diocesano de Pastoral

Todo Comienza con un sueño. así se expresaba Gladys Rodríguez, subdelegada de misiones, en la presentación del trabajo del Consejo Diocesano de Pastoral, centrado en la cuestión del discernimiento.

La jornada comenzó en la capilla del seminario con un rato de oración guiado por Jesús González, delegado de migraciones. Posteriormente el trabajo de los consejeros estuvo precedido de una reflexión presentada por Gladys Rodríguez. Todo ello en sintonía con el objetivo del presente curso: Festejar. Discernir “los senderos del Espíritu”. “En todos los bautizados, desde el primero hasta el último, actúa la fuerza santificadora del Espíritu que impulsa a evangelizar.

Rodríguez encuadró su reflexión en la Evangelii Gaudium cuando afirma que «cada diócesis tiene que plantearse un discernimiento sobre cómo responder a la evangelización: “Cada Iglesia particular, porción de la Iglesia católica bajo la guía de su obispo, también está llamada a la conversión misionera… En orden a que este impulso misionero sea cada vez más intenso, generoso y fecundo, exhorto también a cada Iglesia particular a entrar en un proceso decidido de discernimiento, purificación y reforma” (EG 20). Para el cristiano, el discernimiento es la dinámica espiritual a través de la que una persona intenta reconocer y aceptar la voluntad de Dios en situaciones concretas, que se apoyan sobre dos pilares fundamentales:
• Las adecuadas disposiciones personales que debe tener quienes realizan el discernimiento.
• Los criterios verdaderos con respecto a lo que se realiza la verificación y de los que se obtiene la luz para obrar correctamente- expuso.

A la hora de concretar un discernimiento pastoral se había pedido a los consejeros centrarse en la celebración de la eucaristía en las parroquias. Tanto en preparación, celebración como en el momento posterior a la misma. El trabajo en grupos se hizo partiendo de los pasos de discernimiento para poder llegar al sueño de Dios para con nuestra pastoral:
1. ANÁLISIS DE LA REALIDAD
Llevar a cabo un análisis de la realidad de las diversas situaciones, religiosa, cultural… que el hombre y la mujer viven hoy y hacerlo de la manera más objetiva posible.
2. IDENTIFICAR LAS MOCIONES, SENSACIONES, SENTIMIENTOS
Se trata de identificar cuáles son, ante la situación de la realidad, las mociones, sensaciones, sentimientos, impulso, afectos… que nos producen y compartirlas en la comunidad. Si las mociones son buenas o malas siempre en base a los criterios de Jesucristo.
3. VER A LA LUZ DE LA PALABRA LO QUE DIOS NOS PIDE
Ya en la exhortación apostólica Pastores Dabo Vobis se nos dice que no es siempre fácil una lectura interpretativa, que se sepa distinguir entre los signos de esperanza y peligros, pero es importante que seamos capaces de leer esa realidad con esas mociones a la luz de la Palabra. Realizar una reflexión serena y compartida sobre los signos de Dios desde la oración. ¿Cómo actuaría Dios?
4. ¿QUÉ PUEDO HACER? ¿CON LO QUE SUEÑO, ES EL MISMO SUEÑO DE DIOS?
¿Hacia dónde nos lleva el Espíritu? ¿Qué debemos hacer? ¿Qué nos pide? Estar abierto a lo que el Señor quiere, construcción del consenso en la acción pastoral entre la comunidad porque te sientes en sintonía con los deseos de Dios.
5. NOS PONEMOS EN MARCHA, ACTUAMOS
Dios no ha revelado su sueño, su deseo para actuar en la dimensión pastoral de nuestra Iglesia Diocesana.

Algunas informaciones relativas al presenta curso pastoral y a determinadas iniciativas que se van concretando sobre la celebración de los 200 años de la diócesis ocuparon la fase final del CDP.

2019-10-26T20:03:54+00:00