Constituida la Comisión Diocesana de protección del menor y personas vulnerables

El obispo ha establecido la creación de la Comisión diocesana de protección del menor y de las personas vulnerables.

Después de crear el pasado 21 de febrero la respectiva “oficina” al frente de la cual se encuentra el sacerdote Domingo Navarro Mederos, ahora los miembros de esta Comisión, que han de tener competencias profesionales principalmente en las siguientes áreas: Psicología, en Diálogo Pastoral y Acompañamiento Espiritual, en Derecho canónico y Derecho Civil, vienen a completar el funcionamiento de este servicio.

«Consciente de que -como señala el Papa- los delitos de abuso sexual ofenden a Nuestro Señor causan daños físicos, psicológicos y espirituales a las víctimas, y perjudican a la comunidad de los fieles y de que, para que estos casos, en todas sus formas, no ocurran más, se necesita una continua y profunda conversión de los corazones, acompañada de acciones concretas y eficaces que involucren a todos en la Iglesia» – tal y como recoge el decreto episcopal.

La normativa busca facilitar que las personas que tienen conocimiento o se han visto afectadas por estos abusos puedan denunciar o informar a la Iglesia, para garantizar así que se estudien convenientemente las informaciones recibidas y se tomen oportunamente las medidas necesarias, evitando el silenciamiento y ocultamiento de estos delitos cuando se producen.

En este sentido, corresponde al director de la oficina recibir eventuales denuncias e informaciones relativas a su ámbito de competencia, para lo cual se ha habilitado un número de teléfono exclusivo para este fin, el 627 273 006.

La Comisión tiene, entre otras funciones, las de: Proponer un protocolo diocesano de prevención y actuación frente a los abusos sexuales a menores y personas vulnerables, revisar su aplicación en la Diócesis, presentar al Obispo propuestas para su mejora donde sea necesario, velar para que todas las instituciones y ámbitos eclesiales católicos que desarrollan su tarea pastoral en el territorio de la Diócesis sean un lugar seguro libre de abusos sexuales, estudiar las novedades en la legislación civil y canónica, presentar propuestas para su aplicación, así como estudiar las medidas de acogida, acompañamiento y ayuda pertinente a las víctimas de abuso.

2020-05-29T16:58:33+00:00