Así será este año la «Fiesta de la patrona palmera»

Este año, la fiesta en honor a la patrona palmera, la Virgen de las Nieves, se realizará de un modo diverso, dadas las circunstancias actuales y en sintonía con las medidas de seguridad sanitarias.

En este sentido, habrá un triduo preparatorio para festejar la onomástica de la Virgen de las Nieves (5 de agosto), presidido por el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla. El mismo se celebrará durante los días 2, 3 y 4 de agosto, a las 20:00 h., y será transmitido en directo por TV La Palma y por los medios digitales de la diócesis.

Cabe destacar que tras el acuerdo entre la Iglesia y la Junta Local de Seguridad de Santa Cruz de La Palma, se ha determinado que en el día de la Patrona solo se celebre una Eucaristía en el Real Santuario palmero siguiendo las medidas sanitarias y de aforo. Será a las 11:30 de la mañana y se podrá seguir en streaming por los canales anteriormente referidos. Será presidida por el obispo, Bernardo Álvarez y concelebrada por José Ignacio Munilla. En la celebración participarán los alcaldes de los municipios palmeros y otras autoridades de la isla. Ese día se izarán las banderas de los diferentes municipios de La Palma.

En esta línea de mantener la prudencia para evitar la propagación del Covid-19, se ha recomendado a los fieles evitar las peregrinaciones y las aglomeraciones en torno al templo mariano durante la jornada, así como acudir al santuario de forma escalonada a lo largo del mes de agosto.

Monseñor Munilla

Monseñor Munilla, conocido por sus artículos, colaboraciones en diferentes medios y, sobre todo, por su programa de Radio María “Sexto continente”, centrará su predicación de estos días en la persona de María, ternura de Dios, que era el lema de la Bajada de la Virgen. En un vídeo que se puede visualizar en el canal de Facebook “Nivariense Digital, el prelado de San Sebastián ha expresado que acude a esta cita con mucho gusto. “Me imagino que muchos han vivido la suspensión de la Bajada con el lógico disgusto. Sé que es una fiesta muy arraigada. Pero permitidme deciros que esta contrariedad que habéis vivido puede y debe convertirse en una oportunidad. Seguramente, durante estos días tendremos la oportunidad de ponernos tú a tú con nuestra Madre y captar muchas cosas que quizás otros años no hemos sido capaces de recibir. Les invito a que nos preparemos para el encuentro con María pidiéndole que haga el milagro de transformar nuestro corazón, para que como el suyo, sea ternura de Dios”.

2020-07-22T11:21:55+00:00