Acompañar en estado de alarma, por Isaac Martín

Ecclesia.- El estado de alarma en el que nos encontramos como consecuencia de la pandemia provocada por el COVID-19 no solo nos obliga a aislarnos en nuestras casas y a reducir el contacto con otros al mínimo imprescindible para cubrir nuestras necesidades básicas y garantizar el funcionamiento de los servicios indispensables; también nos ha llevado a prescindir de la celebración de la mayor parte de los sacramentos y a no poder participar en la Eucaristía. Lo uno y lo otro está provocando un inmenso sufrimiento a muchas personas, creyentes y no creyentes. En este contexto puede surgir en nosotros una clara tentación: la de centrarnos única y exclusivamente en cuidarnos y protegernos, olvidando a aquellos que más gravemente pueden estar sufriendo las consecuencias de esta crisis.

– SEGUIR LEYENDO

2020-04-20T11:06:49+00:00