Men­sa­je del Card. Turk­son para el Do­min­go del Mar 2017

«En­co­mien­do a los ma­ri­ne­ros, a los pes­ca­do­res y a cuan­tos se en­cuen­tran le­jos de casa,a la pro­tec­ción ma­ter­nal de Ma­ría, Es­tre­lla del mar», tui­teó el 9 de ju­lio el Papa Fran­cis­co, en el día en que se ce­le­bra el  Do­min­go del Mar.

Yel Pre­fec­to del Di­cas­te­rio para el Ser­vi­cio del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral, Card. Pe­ter Turk­son, alien­ta con un Men­sa­je el Apos­to­la­do del Mar, en es­pe­cial en el Do­min­go del Mar, en el que «se nos in­vi­ta a re­co­no­cer y a ex­pre­sar nues­tro agra­de­ci­mien­to a esta fuer­za la­bo­ral com­pues­ta por más de 1,5 mi­llo­nes de ma­ri­nos (que en su gran ma­yo­ría pro­ce­den de paí­ses en vías de desa­rro­llo). Gra­cias a su duro tra­ba­jo y a los sa­cri­fi­cios que ha­cen, nues­tra vida es más có­mo­da pues­to que trans­por­tan, de un país a otro y por los sie­te ma­res, casi el 90% de las mer­can­cías».

Des­ta­can­do que «aun­que su apor­ta­ción es esen­cial para la eco­no­mía del mun­do glo­ba­li­za­do»,  se sub­ra­ya que «son mu­chas las di­fi­cul­ta­des y los re­tos a los que se tie­nen que en­fren­tar es­tas per­so­nas y que afec­tan su vida y su dig­ni­dad».

Re­tos y di­fi­cul­ta­des como son la le­ja­nía de las gen­tes de mar de sus fa­mi­lias;  la ame­na­za cre­cien­te del te­rro­ris­mo y las me­di­das que se adop­tan en al­gu­nos lu­ga­res y la ame­na­za de la pi­ra­te­ría, si bien ésta haya dis­mi­nui­do en los úl­ti­mos años.

In­vi­tan­do a «cen­trar nues­tra aten­ción en los pes­ca­do­res y en la pes­ca, que se­rán el tema cen­tral del XXIV Con­gre­so Mun­dial que se ce­le­bra­rá en Kaoh­siung – Tai­wán, el pró­xi­mo mes de oc­tu­bre», se sub­ra­ya que «al igual que los ma­ri­nos, los pes­ca­do­res trans­cu­rren mu­cho tiem­po en el mar, a me­nu­do a bor­do de pes­que­ros que no es­tán en con­di­cio­nes de na­ve­gar, por lo que su pro­fe­sión es con­si­de­ra­da una de las más pe­li­gro­sas del mun­do y sin em­bar­go no go­zan de los mis­mos de­re­chos que los ma­ri­nos, es de­cir, suel­dos y be­ne­fi­cios ne­ta­men­te in­fe­rio­res. El sec­tor pes­que­ro está pla­ga­do de ca­sos de tra­ta de se­res hu­ma­nos, de tra­ba­jo for­zo­so y de pes­ca ile­gal, no de­cla­ra­da y no re­gla­men­ta­da (INDNR)».

Ex­hor­tan­do a im­pul­sar es­pe­cial aten­ción a las fa­mi­lias de los ma­ri­nos, el men­sa­je in­vi­ta a po­ner en mar­cha y res­pal­dar la crea­ción de gru­pos de apo­yo.

Po­nien­do en guar­dia con­tra el uso de las re­des so­cia­les que «le per­mi­te a la tri­pu­la­ción es­tar co­nec­ta­da con mu­chas per­so­nas en todo el mun­do, pero a la vez, vi­vir des­co­nec­ta­dos y ais­la­dos los unos de los otros cuan­do es­tán a bor­do, por­que cada uno vive ais­la­do en el mun­do vir­tual en el que bus­ca re­fu­gio du­ran­te su tiem­po li­bre», el Men­sa­je des­ta­ca la im­por­tan­cia de la «co­ne­xión hu­ma­na» y de la «co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na» en­tre los miem­bros de las tri­pu­la­cio­nes, «para evi­tar la so­le­dad, el ais­la­mien­to y la de­pre­sión, que po­drían lle­var al sui­ci­dio, que se­gún un re­cien­te es­tu­dio pu­bli­ca­do en Gran Bre­ta­ña por el P&I Club es la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en­tre la gen­te de mar».

Para con­cluir, el Men­sa­je in­vi­ta a pe­dir a «Ma­ría, Es­tre­lla del Mar, que apo­ye nues­tro ser­vi­cio y de­di­ca­ción a los ma­ri­nos, pes­ca­do­res y a sus fa­mi­lias, y que pro­te­ja a toda la gen­te de mar has­ta que lle­guen al “puer­to se­gu­ro” del cie­lo».

(CdM – RV)

Men­sa­je para el Do­min­go del Mar 2017

Que­ri­dos ca­pe­lla­nes, vo­lun­ta­rios, ami­gos y bien­he­cho­res del Apos­to­la­do del Mar

En nues­tra vida co­ti­dia­na, em­plea­mos y es­ta­mos cons­tan­te­men­te ro­dea­dos de mu­chos ob­je­tos y pro­duc­tos que, en al­gu­na fase de su tra­ve­sía ha­cia no­so­tros, han sido trans­por­ta­dos en bar­co. Nos re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nar que de­trás de cada uno de es­tos ob­je­tos hay un ros­tro que per­te­ne­ce a uno de los mu­chos ma­ri­nos que han he­cho todo lo po­si­ble para que el bu­que en­tre­ga­ra, de for­ma se­gu­ra, es­tas mer­can­cías en el puer­to.

En este Do­min­go del Mar se nos in­vi­ta a re­co­no­cer y a ex­pre­sar nues­tro agra­de­ci­mien­to a esta fuer­za la­bo­ral com­pues­ta por más de 1,5 mi­llo­nes de ma­ri­nos (que en su gran ma­yo­ría pro­ce­den de paí­ses en vías de desa­rro­llo). Gra­cias a su duro tra­ba­jo y a los sa­cri­fi­cios que ha­cen, nues­tra vida es más có­mo­da pues­to que trans­por­tan, de un país a otro y por los sie­te ma­res, casi el 90% de las mer­can­cías.

Aun­que su apor­ta­ción es esen­cial para la eco­no­mía del mun­do glo­ba­li­za­do, son mu­chas las di­fi­cul­ta­des y los re­tos a los que se tie­nen que en­fren­tar es­tas per­so­nas y que afec­tan su vida y su dig­ni­dad. Me gus­ta­ría aquí re­cor­dar al­gu­nos:

A pe­sar de los gran­des pro­gre­sos al­can­za­dos en ám­bi­to tec­no­ló­gi­co, que han me­jo­ra­do la co­mu­ni­ca­ción en­tre los ma­ri­nos y sus se­res que­ri­dos, los lar­gos me­ses que vi­ven ale­ja­dos de la fa­mi­lia si­guen sien­do un enor­me sa­cri­fi­cio que a me­nu­do se re­per­cu­te ne­ga­ti­va­men­te en la vida fa­mi­liar. Las ma­dres que se que­dan so­las tie­nen que ejer­cer fun­cio­nes múl­ti­ples con ni­ños que cre­cen con un pa­dre siem­pre au­sen­te. Es im­por­tan­te que en nues­tro mi­nis­te­rio pas­to­ral pres­te­mos es­pe­cial aten­ción a las fa­mi­lias de los ma­ri­nos, po­nien­do en mar­cha y res­pal­dan­do la crea­ción de gru­pos de apo­yo para es­po­sas de ma­ri­nos al fin de pro­por­cio­nar cui­da­do re­cí­pro­co y asis­ten­cia.

El uso de las re­des so­cia­les le per­mi­te a la tri­pu­la­ción es­tar co­nec­ta­da con mu­chas per­so­nas en todo el mun­do, pero a la vez, vi­vir des­co­nec­ta­dos y ais­la­dos los unos de los otros cuan­do es­tán a bor­do, por­que cada uno vive ais­la­do en el mun­do vir­tual en el que bus­ca re­fu­gio du­ran­te su tiem­po li­bre. Nues­tra fun­ción, es­pe­cial­men­te du­ran­te las vi­si­tas a bor­do, es la de in­ten­tar crear una “co­ne­xión hu­ma­na” y for­ta­le­cer la “co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na” en­tre los miem­bros de la tri­pu­la­ción para evi­tar la so­le­dad, el ais­la­mien­to y la de­pre­sión, que po­drían lle­var al sui­ci­dio, que se­gún un re­cien­te es­tu­dio pu­bli­ca­do en Gran Bre­ta­ña por el P&I Club es la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en­tre la gen­te de mar.

La ame­na­za cre­cien­te que re­pre­sen­ta el te­rro­ris­mo en todo el mun­do exi­ge nue­vas me­di­das de se­gu­ri­dad que li­mi­tan aún más, en al­gu­nos puer­tos, la po­si­bi­li­dad de que los ma­ri­nos pue­dan ba­jar a tie­rra y a ve­ces, in­clu­so, que los asis­ten­tes para el bie­nes­tar pue­dan subir al bar­co. Si bien com­pren­de­mos la ne­ce­si­dad de trans­for­mar los puer­tos en “un lu­gar se­gu­ro” para las per­so­nas y las mer­can­cías, de­be­mos tam­bién ase­gu­rar­nos de que na­die sea víc­ti­ma de dis­cri­mi­na­ción o se le im­pi­da ba­jar a tie­rra por ra­zo­nes de na­cio­na­li­dad, de raza o de re­li­gión, y de­be­mos abo­gar por el de­re­cho fun­da­men­tal de las tri­pu­la­cio­nes se­gún el cual és­tas de­ben te­ner ac­ce­so “a ins­ta­la­cio­nes y ser­vi­cios en tie­rra que pro­te­jan su sa­lud y su bie­nes­tar” (MLC 2006, Tí­tu­lo 4, Re­gla 4,4).

A pe­sar de la adop­ción y en­tra­da en vi­gor, en el mes de agos­to de 2013, del MLC 2006, que es­ta­ble­ce los re­qui­si­tos in­ter­na­cio­na­les mí­ni­mos de los de­re­chos hu­ma­nos y la­bo­ra­les de la gen­te de mar, si­guen sien­do nu­me­ro­sos los ca­sos de tri­pu­la­cio­nes que han sido en­ga­ña­das en cuan­to a su sa­la­rio, que son ex­plo­ta­das y mal­tra­ta­das en su pues­to de tra­ba­jo, cri­mi­na­li­za­das in­jus­ta­men­te por ac­ci­den­tes ma­rí­ti­mos y aban­do­na­das en puer­tos ex­tran­je­ros. Si bien es nues­tro de­ber pres­tar toda la asis­ten­cia y el apo­yo ne­ce­sa­rio a las tri­pu­la­cio­nes en apu­ros y que ex­pe­ri­men­tan gran­des di­fi­cul­ta­des, ins­ta­mos tam­bién a to­das las au­to­ri­da­des ma­rí­ti­mas a ve­lar con ma­yor aten­ción e in­ter­ve­nir para pre­ve­nir abu­sos y re­pa­rar cual­quier in­jus­ti­cia que és­tas ha­yan po­di­do pa­de­cer.

Aun­que la ame­na­za de la pi­ra­te­ría que afec­ta las ru­tas ma­rí­ti­mas ha dis­mi­nui­do, en com­pa­ra­ción con hace unos po­cos años, el pe­li­gro de ata­ques y de se­cues­tros ar­ma­dos si­gue sien­do muy ele­va­do en al­gu­nas áreas geo­grá­fi­cas. Desea­mos in­vi­tar a la co­mu­ni­dad ma­rí­ti­ma a no ba­jar la guar­dia y a apli­car to­das las me­di­das ne­ce­sa­rias des­ti­na­das a ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad y la pro­tec­ción, no solo del car­ga­men­to sino, so­bre todo, de la tri­pu­la­ción.

Por úl­ti­mo, qui­sie­ra cen­trar nues­tra aten­ción en los pes­ca­do­res y en la pes­ca, que se­rán el tema cen­tral del XXIV Con­gre­so Mun­dial que se ce­le­bra­rá en Kaoh­siung – Tai­wán, el pró­xi­mo mes de oc­tu­bre.

Al igual que los ma­ri­nos, los pes­ca­do­res trans­cu­rren mu­cho tiem­po en el mar, a me­nu­do a bor­do de pes­que­ros que no es­tán en con­di­cio­nes de na­ve­gar, por lo que su pro­fe­sión es con­si­de­ra­da una de las más pe­li­gro­sas del mun­do y sin em­bar­go no go­zan de los mis­mos de­re­chos que los ma­ri­nos, es de­cir, suel­dos y be­ne­fi­cios ne­ta­men­te in­fe­rio­res. El sec­tor pes­que­ro está pla­ga­do de ca­sos de tra­ta de se­res hu­ma­nos, de tra­ba­jo for­zo­so y de pes­ca ile­gal, no de­cla­ra­da y no re­gla­men­ta­da (INDNR).

Du­ran­te el Con­gre­so, gra­cias a la asis­ten­cia de ora­do­res ex­per­tos, desa­rro­lla­re­mos nues­tra con­cien­cia­ción y aten­ción con res­pec­to a este tipo de cues­tio­nes; for­ta­le­ce­re­mos nues­tra red con el ob­je­ti­vo de in­cre­men­tar la coope­ra­ción en­tre el Apos­to­la­do del Mar de las di­fe­ren­tes na­cio­nes; com­par­ti­re­mos re­cur­sos y me­jo­res prác­ti­cas para desa­rro­llar ha­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas, so­bre todo en el sec­tor pes­que­ro.

Re­nue­vo mi in­vi­ta­ción a par­ti­ci­par en este Con­gre­so, no solo a los ex­per­tos, sino tam­bién al ma­yor nú­me­ro de ca­pe­lla­nes y de vo­lun­ta­rios, por­que la pes­ca y los pes­ca­do­res son una preo­cu­pa­ción del Apos­to­la­do del Mar y no solo de quie­nes es­tán per­so­nal­men­te in­vo­lu­cra­dos en este sec­tor.

Para con­cluir, pi­da­mos a Ma­ría, Es­tre­lla del Mar, que apo­ye nues­tro ser­vi­cio y de­di­ca­ción a los ma­ri­nos, pes­ca­do­res y a sus fa­mi­lias, y que pro­te­ja a toda la gen­te de mar has­ta que lle­guen al “puer­to se­gu­ro” del cie­lo.

Car­de­nal Pe­ter K.A. Turk­son

Pre­fec­to

 

2017-07-28T08:29:26+00:00