Día del Vo­lun­ta­ria­do: Cá­ri­tas re­co­no­ce la en­tre­ga de los vo­lun­ta­rios

Con mo­ti­vo del Día In­ter­na­cio­nal de los Vo­lun­ta­rios que se ce­le­bra el 5 de di­ciem­bre, Cá­ri­tas ha di­fun­di­do un ma­ni­fies­to en el que hace un pro­fun­do re­co­no­ci­mien­to del va­lor de los vo­lun­ta­rios que to­man par­ti­do en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y se con­vier­ten en agen­tes de cam­bio para tra­ba­jar por el bien co­mún y trans­for­mar la reali­dad de las  per­so­nas em­po­bre­ci­das.

Este es el tex­to de Ma­ni­fies­to:

Ma­ni­fies­to de Cá­ri­tas en el Día In­ter­na­cio­nal del Vo­lun­ta­ria­do, 5 de di­ciem­bre de 2017

“Us­te­des mar­can el paso para que la Igle­sia esté cada día en el mun­do… Us­te­des son las mis­mas ma­nos de Je­sús en el mun­do. Su tes­ti­mo­nio ayu­da a cam­biar el cur­so de la vida de mu­chas per­so­nas, de mu­chas fa­mi­lias y de mu­chas co­mu­ni­da­des. Su tes­ti­mo­nio les ayu­da a cam­biar el cur­so de su pro­pio co­ra­zón”.
Papa Fran­cis­co (Del men­sa­je a la Asam­blea Ge­ne­ral de Cá­ri­tas In­ter­na­tio­na­lis, mayo 2015)

En el Día del Vo­lun­ta­ria­do, Cá­ri­tas quie­re dar las gra­cias a tan­tas per­so­nas com­pro­me­ti­das que se dan a sí mis­mas para ayu­dar a los de­más. Per­so­nas que po­nen su gra­ni­to de are­na para me­jo­rar el mun­do en el que vi­ven. Per­so­nas que no que­dan in­di­fe­ren­tes ante el su­fri­mien­to de su pró­ji­mo y se mo­vi­li­zan, se im­pli­can, se po­nen ma­nos a la obra.

En es­tos tiem­pos don­de hay tan­tas si­tua­cio­nes in­jus­tas que pro­vo­can po­bre­za, ex­clu­sión y vul­ne­ra­ción de De­re­chos, que­re­mos re­co­no­cer la en­tre­ga de tan­tas per­so­nas que, des­de su op­ción de vo­lun­ta­ria­do, es­tán sien­do luz de es­pe­ran­za con su so­li­da­ri­dad, gra­tui­dad, fra­ter­ni­dad y com­pro­mi­so.

Y es que para el vo­lun­ta­rio de Cá­ri­tas, com­pro­me­ter­se, es un modo de ser, de re­la­cio­nar­se, de en­ten­der la vida y com­par­tir­la crean­do fra­ter­ni­dad. Para el vo­lun­ta­rio de Cá­ri­tas, la so­li­da­ri­dad no es un sen­ti­mien­to de vaga com­pa­sión o de su­per­fi­cial ter­nu­ra ha­cia los ma­les de tan­tas per­so­nas cer­ca­nas y le­ja­nas, al con­tra­rio, es la de­ter­mi­na­ción fir­me y per­se­ve­ran­te de em­pe­ñar­se en el bien co­mún.

El vo­lun­ta­ria­do está lla­ma­do a se­guir en el em­pe­ño de crear es­pa­cios de hu­ma­ni­dad y de en­cuen­tro, don­de las per­so­nas ex­clui­das, em­po­bre­ci­das, he­ri­das, ol­vi­da­das… se sien­tan en fa­mi­lia, aco­gi­dos, es­cu­cha­dos, sien­tan que son im­por­tan­tes para al­guien.

Cá­ri­tas agra­de­ce y pone en va­lor el que los vo­lun­ta­rios to­men par­ti­do en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y se con­vier­tan en agen­tes de cam­bio ca­pa­ces de po­ner a la per­so­na, en el cen­tro de nues­tra mi­ra­da, pa­la­bra y ac­ción. Y como des­de su com­pro­mi­so to­man pos­tu­ra ante la reali­dad de tan­tas per­so­nas em­po­bre­ci­das.

Si vi­vi­mos en­tre­ga­dos a este com­pro­mi­so de me­jo­rar la vida de los que es­tán caí­dos en nues­tro en­torno, es­ta­re­mos con­tri­bu­yen­do a me­jo­rar este mun­do. Es­ta­re­mos ha­cien­do po­si­ble un “cie­lo nue­vo y una tie­rra nue­va don­de ha­bi­te la jus­ti­cia” (2P 3, 13).

Lla­ma­da de la Pla­ta­for­ma del Vo­lun­ta­ria­do

Jun­to a este lla­ma­mien­to, Cá­ri­tas se suma tam­bién al ma­ni­fies­to di­fun­di­do por la Pla­ta­for­ma del Vo­lun­ta­ria­do de Es­pa­ña (PVE), de la que for­ma par­te, en el que se in­vi­ta a “sem­brar la se­mi­lla del vo­lun­ta­ria­do en nues­tra so­cie­dad” y se des­ta­ca “el pa­pel fun­da­men­tal que pue­des ju­gar los vo­lun­ta­rios como agen­tes de trans­mi­sión de va­lo­res des­de la in­fan­cia, por­que ese com­pro­mi­so con la so­li­da­ri­dad como al­ter­na­ti­va al egoís­mo es uno de los con­te­ni­dos más im­por­tan­tes que pue­de re­ci­bir el alum­na­do en cual­quier aula de nues­tro país”.

Como re­cuer­da la Pla­ta­for­ma, “en es­tos mo­men­tos hay al­re­de­dor de tres mi­llo­nes y me­dio de per­so­nas vo­lun­ta­rias en nues­tro país, pero no son mu­chas, si se tra­ta de aten­der to­das las ne­ce­si­da­des que nos ro­dean”. En ese sen­ti­do, para lo­grar que el vo­lun­ta­ria­do sea una ac­ti­vi­dad real­men­te al al­can­ce de la gen­te y una ta­rea que se pue­da ele­gir a lo lar­go la vida, es ne­ce­sa­rio, como re­cuer­da el ma­ni­fies­to de la PVE, ha­cer­la “mu­cho más no­to­ria y ac­ce­si­ble a la ciu­da­da­nía”.

El tes­ti­mo­nio de los 85.000 vo­lun­ta­rios de Cá­ri­tas

Los 85.000 vo­lun­ta­rios de Cá­ri­tas son, jun­to a los 4.800 tra­ba­ja­do­res re­mu­ne­ra­dos y una le­gión de so­cios y co­la­bo­ra­do­res pri­va­dos, el mo­tor de la op­ción de toda la Con­fe­de­ra­ción por la dig­ni­dad y los de­re­chos de las per­so­nas ex­clui­das. Son ellos los que es­tán en pri­me­ra lí­nea a la hora de aco­ger, es­cu­char y acom­pa­ñar a las per­so­nas que par­ti­ci­pan en cada uno de los pro­yec­tos de lu­cha con­tra la po­bre­za y la de­sigual­dad, ha­cien­do que ellas mis­mas sean las pro­ta­go­nis­tas de sus pro­ce­sos de re­cu­pe­ra­ción de de­re­chos y de su dig­ni­dad.

Mª An­ge­les Gar­cía-Mo­reno, vo­lun­ta­ria del cen­tro de per­so­nas sin ho­gar Casa de Abraham de Cá­ri­tas Ciu­dad Real, ase­gu­ra que “ser vo­lun­ta­ria en Cá­ri­tas es un pro­ce­so de apren­di­za­je, de com­pro­mi­so, de sa­tis­fac­ción per­so­nal por un tra­ba­jo útil; tra­ba­jo que, como re­com­pen­sa, te lle­na de bie­nes­tar del tiem­po en­tre­ga­do. La en­tre­ga del tiem­po para los de­más es algo que des­de Cá­ri­tas te lle­na más si cabe por el com­pro­mi­so cris­tiano en la igual­dad del ser hu­mano”.

La op­ción evan­gé­li­ca por los po­bres es otra de las di­men­sio­nes es­pe­cí­fi­cas que ins­pi­ra el vo­lun­ta­ria­do de Cá­ri­tas. Así lo ex­pli­ca Al­mu­de­na Gar­cía, vo­lun­ta­ria del pro­gra­ma de ma­yo­res de Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na de Cuen­ca: “Soy vo­lun­ta­ria de Cá­ri­tas por­que soy ca­tó­li­ca y me in­ter­pe­la el Evan­ge­lio: la mi­se­ri­cor­dia es una bie­na­ven­tu­ran­za y es­ta­rá pre­sen­te en el jui­cio fi­nal (Mt. 25, 34-36). Por­que ha­bía oído a otros vo­lun­ta­rios que se re­ci­be más que se da y yo lo ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do en oca­sio­nes. Por­que he po­di­do com­pro­bar que mu­chos ma­yo­res ex­pre­san nues­tra vi­si­ta con ilu­sión. Mu­chos ma­yo­res me en­se­ñan los va­lo­res au­tén­ti­cos de la vida: la ale­gría aun en la de­pen­den­cia. Son mu­chos los que tie­nen la son­ri­sa per­ma­nen­te y acep­tan con paz sus enor­mes li­mi­ta­cio­nes. La gra­ti­tud, la pa­cien­cia, el buen hu­mor y la ca­pa­ci­dad de pen­sar en los de­más”.

(Cá­ri­tas)

2017-12-05T06:02:01+00:00